Star Wars, el despertar de una saga

Para los que nos pasamos de fans con Star Wars, el estreno de El Despertar de la Fuerza ha significado un verdadero despertar. Pero para los que no son tan fans, para los que se quieren iniciar en la saga e incluso para los que aún dudan si viajar al cine para ver la película de la que todo el mundo habla solo tengo una frase: id a verla.

Y ahora entramos en el terreno de los spoilers. Te ruego que no sigas leyendo si aún no la has visto.

20-3

Empezaré por la decisión, hace ya mucho tiempo en una galaxia muy muy lejana, de no utilizar lo que era el canon de Star Wars del universo expandido (novelas, cómic, etc.) a la hora de desarrollar el guión para el Episodio VII, finalmente puede haber sido un acierto. No por la parte de obviar el material ya editado, sino porque era la única manera de poder volver a sorprendernos en el cine, de tener esa impresión de ver una nueva historia dentro de la saga.

Esto lo consigue Abrams al presentarnos a unos auténticos desconocidos desde el principio del film, arrancando con Finn, un soldado imperial que se encuentra de repente en su primera misión bajo órdenes que considera crueles. Un soldado que sufre el horror de la guerra y toma la decisión de escapar de ello, y lo hace liberando a Poe Dameron, uno de los mejores pilotos de la resistencia. Pero sin quererlo se ve metido en una trama de espionaje en busca de la ubicación de Luke Skywalker.

Finn es quizás el protagonista de esta película, llevando una evolución como personaje que lo llevará desde el bando de la Primera Orden a desear escapar a otro confín del Universo, para después terminar formando parte activa de la resistencia, convirtiéndose además en un héroe de guerra.

En su escapada conocerá a Rey, una chatarrera que vive desmantelando naves en Jakku y el otro gran peso de la película. Uno de los aciertos es ver cómo la primera parte de la película se centra más en desarrollarnos el personaje de Finn, ver cómo da un giro a su vida y va viéndose metido en una trama de la que quiere huir; para luego fundirse en la relación con Rey, y ver cómo ésta va conociéndose y explorando esos poderes de la Fuerza para sortear varias situaciones.

Rey, Finn y BB-8

Rey, Finn y BB-8

Uno de los primeros puntos fuertes es ver de repente al Halcón Milenario, en la huída de Jakku, un momento que sabemos que nos llevará a nuestro querido Han Solo. Cuando Han y Chewie irrumpen en la nave que han robado Rey y Finn, es el momento en el que no solo ellos regresan al hogar, nosotros también. Y a partir de ahí, Solo y Chewbacca harán las delicias de los fans. Destacando el momento en el que Han le confirma a Rey que los Jedi existen y que la Fuerza es real. Desde que Rey y Solo se sientan en la cabina del Halcón Milenario, ya notamos que tienen una sinergia especial, probablemente debido al carisma de la joven unido al del piloto veterano.

Han y Chewie llegan a casa

Han y Chewie llegan a casa

Pero no nos olvidemos del otro personaje principal: Kylo Ren. Quizá podamos partir al personaje en dos, teniendo en cuenta lo oscuro que se nos presenta, obsesionado con la búsqueda de Luke Skywalker (al igual que Vader lo estaba con la búsqueda de los planos de la Estrella de la Muerte y la base rebelde en el arranque del Episodio IV), desafiando incluso las órdenes de los militares e incluso de su maestro en el Lado Oscuro: Snoke. Su máscara enfrentada al ajado casco de Vader es una imagen potente para el personaje.

Kylo Ren se enfrenta a su abuelo

Kylo Ren se enfrenta a su abuelo

Pero una vez que contemplamos al joven sin máscara y vemos que, de nuevo, se trata de un adolescente que no es capaz de controlarse y que se deja llevar por sus más bajos deseos de grandeza, parece que el personaje se desinfle un poco. Vemos su cara enfrentada a la de una joven torturada e inexperta a la que cree poder someter como hiciera con Poe Dameron, y finalmente ella le abate. Y ahí, quizá, comience ese despertar de la Fuerza, Rey explorando su relación con los poderes de la Fuerza como último recurso para huir de un lugar imposible de escapar, tras haber rechazado empuñar la espada láser de Luke.

Tras el rapto de Rey por Kylo Ren, llega el momento de reunir a Han y a Leia con una escena cargada de nostalgia y segundas lecturas. Allí la resistencia volverá a planear un asalto imposible, como ya hicieran  en el pasado, gracias a los conocimientos de la Primera Orden del fugitivo Finn.

Han y Leia

Han y Leia

Y volvemos a ver Star Wars, esa saga de infiltrados, de batallas espaciales, en la que cuando parece que todo está perdido un héroe se alza para lograr la victoria. Alas-X intentando destruir una gigantesca estación espacial destructora, un pequeño grupo infiltrado para rescatar a la joven Rey, lásers, explosiones, piruetas… y un enfrentamiento final.

Si antes decía que nuestro villano Kylo Ren podía parecernos ahora un adolescente iracundo, el encuentro con su padre, Han Solo, nos deja un mal sabor de boca, tanto por el fatídico acto que comete como por lo que ello pueda conllevar en lo que esté por venir. Kylo Ren, o Ben Solo, se convierte ya en una criatura del mal por derecho propio, acometiendo uno de los peores actos que se puedan nombrar y de los que tenemos constancia en la saga fílmica. Aún herido y con el planeta destruyéndose, planta cara a un decidido Finn armado con sable de luz, y a una inexperta pero exitosa Rey que sorprende al villano por su determinación y poderes de la Fuerza.

Sin que se me olvide, una mención especial para el nuevo droide BB-8, al que consiguen dotar de vida con unos pocos giros y pitidos al igual que hicieran con R2 en su día. También para la música de Williams, que nuevamente nos trae los temas clásicos pero también unos nuevos y preciosos leitmotives. Sin olvidar la aparición final de un Luke aislado frente a la joven relevo generacional, independientemente de cuál sea la identidad de Rey, uno de las incógnitas por resolver.

En resumen, es una película con un ritmo estupendo, en la que nos presentan a varios personajes de los que no sabemos nada y que soportan estupendamente el peso de la historia. Volvemos a tener algunas píldoras de humor, y unos efectos muy buenos sin tener que recurrir a imágenes excesivas en CGI, que quizá nos hacen recordar más a la saga clásica que a los episodios I, II y III. Un lujo para los nostálgicos, un goce para los fans del espectáculo, un final para algunos personajes, y una nueva esperanza para la saga.

jesusremis

Me dedico a la escritura, sobre todo de guión de cine y relatos. Pero de vez en cuando me gusta dejar mi opinión sobre comics, series, películas y todo ese frikismo que tanto nos gusta a todos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *