Series: “Las Crónicas de Shannara”

Entre los trailers que se lanzaron el año pasado con las nuevas series que iban a llegar durante esta temporada que ya casi ha terminado, hubo uno que me llamo la atención por su estética y temática. El trailer rezumaba elementos épicos y fantásticos como si una extensión de la Tierra Media hubiese sido llevado a la pequeña pantalla. Teniendo en cuenta que no se le pueden pedir peras al olmo, estaba claro que esta serie iba a tener sus flaquezas, pero no por ello iba a perder la oportunidad de ver unos cuantos episodios.

“Las Cronicas de Shannara” transcurre en un futuro post-apocalíptico donde la especie humana ha evolucionada en nuevas especies. Así, en este nuevo mundo en el que la tecnología ha dejado paso a la magia, podemos encontrar tanto humanos como elfos, trolls o semihumanos, coexistiendo todos ellos en una tierra repleta de restos de nuestro época actual. El mal de este mundo fue encarcelado años atrás en un árbol creado por la antigua y desaparecida magia élfica llamado Ellcrys, pero esta prisión custodiada por los elfos se está muriendo. Una de las elegidas para cuidar de Ellcrys es la princesa Amberlen Elessedil, la cual consigue un nexo con Ellcrys. Ellcrys le muestra a Amberlen visiones de lo que sucederá si no consiguen de nuevo usar la antigua magia: con la caida de cada hoja una parte del mal se va liberando, y cuando el árbol muera, los demonios arrasarán el mundo. Con la ayuda de un joven llamado Will Ohmsford, un semielfo descendiente del linaje Shannara, y del último druida, Allanon, tendrán que buscar la forma de curar a Ellcrys y así evitar que el líder de los demonios, el antiguo druida élfico Dagda Mor, se haga con el poder suficiente para arrasar el mundo.

El punto flaco de la serie, su casting.

El punto flaco de la serie, su casting.

Como suele pasar con los trailers, nos muestran siempre lo mejor y en muchos casos nos hacemos una idea bastante equivocada de lo que realmente es el producto final. En el caso de “Las Cronicas de Shannara” uno ya iba precavido antes de ver la serie. Tenía claro que no iba a ver ninguna serie basada en la obra de Tolkien, pues la serie adapta una saga de libros de Terry Brooks, en concreto esta primera temporada adapta el segundo libro de la trilogía “Shannara”, “Las piedras élficas de Shannara”. Desconozco totalmente la calidad de esta saga literaria, pero que tenga publicados 24 libros puede ser indicativo de que debe tener una buena base de seguidores.

Una de las cosas que más echan para atrás a la hora de decidir si ver o no la serie es el canal en el que se emite. Si bien es cierto que en España la ha emitido en su totalidad el canal TNT (ese que se pasa por el forro los horarios de emisión), en su país de origen lo hizo MTV, una canal que claramente tiene como principal audiencia un público adolescente. Así que es normal que la gran mayoría del reparto sean jóvenes, con cuerpos contorneados y peinados siempre perfectos, haciendo parecer a Manu Bennett, el famoso Crixo de “Spartacus” que aquí da vida al druida Avallon, como el anciano de este mundo. Esta limitación de edad y un casting muy poco acertado, han hecho que muchas escenas queden poco creíbles. Claro ejemplo de esto es la elección de la extremadamente delgada Manu Bennett para el papel de Amberlen. Por suerte para el resto de reparto, estar al lado de Manu los hace menos malos. Quizás de entre todos destacaría a la actriz española Ivana Baquero, ganadora del Premio Goya a la mejor actriz revelación por su interpretación en la película “El laberinto del fauno”, que interpreta a la ladrona Eretria.

Al menos los malos molan.

Al menos los malos molan.

Otra de las flaquezas que sufre la serie es debido a su presupuesto limitado. La serie está grabada en Nueva Zelanda, mostrándonos en pantalla grandes panorámicas de bellos paisajes, donde en muchas ocasiones solo vemos a dos o tres actores. La ciudad élfica que corona Ellcrys parece compuesta por un pasillo con tres habitaciones, por donde pasean no más de diez personas diferentes. Todo bastante escueto. Por otro lado, sería injusto no mencionar el buen trabajo de maquillaje y el poco CGI para mostrarnos a las hordas de demonios, confiriéndoles una estética adecuada y mostrando en una misma secuencia una horda lo considerablemente grande como para creer que son capaces de arrasar el mundo entero.

En cualquier caso, la serie da lo que promete: Diez episodios de historia épica y fantástica con un presupuesto ajustado pero bien usado; Un reparto quizás demasiado joven que consiguen que desees que el Dagda Mor acabe con todos; Y más que la propia historia, un mundo lo suficientemente interesante para que sigas viendo capitulo a capitulo. La primera temporada no gozó de muy buena audiencia, pero aun así ha sido renovada por una segunda temporada.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *