Series: Hoy recomendamos “Misfits”

Hace unos 35 años, creo que era la única persona de mi circulo de conocidos que devoraba, en la medida que mi economía me lo permitía, todo lo relacionado con superheroes. En aquellos años eran pocas las adaptaciones que se hacían tanto a la pequeña o gran pantalla, y casi todo eran productos relacionados con el universo DC como el “Batman” de Tim Burton o la serie “The Flash” de los noventa. Cierto es que al videoclub del pueblo llegaba ocasionalmente alguna cinta VHS con las aventuras de “Spiderman” (traídas a España como películas, cuando en realidad era una serie de televisión de los años setenta) o alguna adaptación espantosa de superheroes Marvel como la de “Capitán América“. Hoy en día todo el mundo está puesto en lo que a universo superheroico se refiere, así que con las innumerables series y películas al alcance, es normal que de tanto en tanto en las conversaciones entre amiguetes surja el eterno debate de cual es la mejor serie sobre el tema. Aquí un presente siempre suele mantenerse apartado y callado en estos debates, ya que se que tras unos minutos acabarán por hacerme la eterna pregunta como conocedor en la materia:- “¿Cuál es la mejor series de superhéroes?”. Lo cierto es que me encanta soltar mi respuesta, pues muchos nunca han oído el nombre y a más de uno dejo con el culo torcido:- “Sin lugar a dudas, Misfits”.

Jóvenes irresponsables con superpoderes. ¿Qué podría salir mal?

Jóvenes irresponsables con superpoderes. ¿Qué podría salir mal?

Lo que diferencia a “Misfits” de las series sobre gente con superpoderes que vemos hoy en día, es que todo parece mucho más real. ¿Nadie se ha planteado que haría si adquiriese algún poder extraordinario?. Exacto, dudo que nadie fuese por ahí salvando la humanidad, y menos si eres un joven criminal como nuestros protagonistas. Lo que si intentarías es hacer uso de ese poder en beneficio propio. El otro elemento diferencias del “Misfits” con las series de superheroes Americanas son los poderes. En ésta, una misteriosa tormenta dota de extraordinarias habilidades a los protagonistas, aunque lo cierto es que esos poderes parecen sacados de restos de las rebajas. Poderes tan absurdos como hacerse joven durante un periodo de tiempo, provocar alopecia, teletransportación a no más de tres metros, pululan a lo largo de los episodios. Pero yo no me burlaría mucho de estas habilidades, pues para muestra tenemos un episodio en el que un joven que es capaz de controlar los lácteos pone en jaque a la población mundial.

El otro gran acierto de la serie. El elenco protagonista:

Simon Bellamy, interpretado por Iwan Rheon (quien actualmente da vida al personaje más cabrón de “Juego de Tronos”, Ramsay Bolton), es un chico tímido al que nadie presta ningún interés y que acaba siendo marginado por la sociedad. Tras intentar quemar la casa de un antiguo compañero de instituto acaba trabajando en servicios sociales. Debido a la misteriosa tormenta, Simon adquiere el poder de la invisibilidad. Un poder que refleja su personalidad, pero que tiene un pequeño problema, sólo le permite ser invisible si nadie le esta viendo en ese momento.

Alisha Daniels, a quien da vida la guapa Antonia Thomas, es una joven de gran belleza, lo cual le proporciona la compañía de casi cualquier chico que se le antoje. Tras una de sus noches de fiestas es detenida conduciendo bajo los efectos del alcohol y destinada a unirse al programa de servicios a la comunidad. Tras la tormenta Alisha adquiere el poder (por llamarlo de alguna forma) de activar hipersexualmente a quien toque, algo de lo que en un principio saca partido. No tardará en darse cuenta en que su nueva habilidad es su peor maldición, pues debido a ella no podrá en ningún momento tener una relación seria con nadie, pues un simple beso puede acabar en un acto de violación involuntaria.

Curtis Donovan, interpretado por Nathan Stewart-Jarrett, a quien hace poco pudimos ver en “Utopía”, es un deportista, quien en pleno auge de su carrera (iba a presentarse a los Juegos Olímpicos de 2012) es encontrado en posesión de drogas. Su vida como uno de los mejores velocistas se ve truncada cuando se hace público su vergonzoso acto delictivo. Tras ser alcanzado por la misteriosa tormenta, Curtis es dotado con la habilidad de viajar en el tiempo. Su poder no viene con libro de instrucciones, así que dispone de un extraordinario poder que no puede controlar.

Kelly Balley, interpretada por una desconocida Lauren Socha, es una joven como las que te puedes encontrar en un local de fiesta de los que sueles evitar, con una pinta de “tía bastorra”, en consonancia con su particular voz de acento cerrado, del cual emana un lenguaje sólo comprensible por sus inexistentes amigos. Kelly adquiere el poder de oír los pensamientos de otras personas, lo cual le provocará multitud de problemas, ya que ahora puede escuchar las criticas hacia ella por su forma de ser.

Natahan Young (Robert Sheehan) es el joven odioso y engreído, de personalidad chulesca, y que acabo en los servicios comunitarios tras provocar una pelea en una bolera. Su particular personalidad es amada y odiada por igual. Es el típico charlatán que siempre tiene que decir la última palabra, o, aunque no venga a cuento, la bestialidad más grande. Tras la tormenta adquiere un poder…. pero ni él mismo sabe cual es. Pero tranquilos, al final de la primera temporada se desvela.

"Tengo un poder. Lo siento en los huevos"

“Tengo un poder. Lo siento en los huevos”

La serie mezcla muy bien el tema poderes con el de la vida cotidiana de los jóvenes de hoy en día. Las drogas, el alcohol y el sexo, son temas recurrentes a lo largo de todos los episodios. Una gran diferencia de esta serie (característica de casi todas las series británicas) con otras que nos llegan del otro lado del charco, es la sensación de cercanía. Sus personajes principales son aparentemente tan normales, que seguramente tienes algún amigo/conocido que se parezca a alguno de ellos.

“Misfists” está compuesta por cinco temporadas de entre seis y ocho capítulos cada una. En España sólo hemos podido disfrutar de las tres primeras que emitió MTV y el desaparecido 3XL. En cualquier caso recomiendo que las veáis en versión original, pues el característico acento de Kelly al hablar no está conseguido en ninguno de los dos doblajes (el de 3XL era en catalán).

A destacar también la música que acompaña cada episodio, donde podemos encontrar desde electrónica, funk o pop a música clásica. No es de extrañar que os pase como a mi y descubráis algún grupo del que nunca habíais oído hablar.

En definitiva, una serie diferente a lo que estamos acostumbrados, y que durante sus dos primeras temporadas mantiene un alto nivel (ganó el premios BAFTA TV a Mejor serie drama). La marcha de Robert Sheehan se deja notar, pues su personaje es quizás el responsable del 50% del éxito de “Misfits”, y el final de la tercera temporada, donde se cierran multitud de tramas (y el abandono de gran parte del elenco original), es un punto de inflexión que llevó la serie a la cancelación tras su quinta temporada. Por eso os recomiendo que veáis las tres primeras temporadas, y después que cada uno tome su decisión de seguir o no.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *