Series de nuestra infancia: “Erase una vez… el hombre”

Como prometimos en la anterior entrega de “series de nuestra infancia”, hoy volvemos la mirada hacia atrás para recordar una de las series que mejor recordamos, “Erase una vez…. el hombre”. Quien diría que una serie de animación iba a conseguir enseñarnos tanto de la historia del ser humano, sin que nos diésemos cuenta.

Erase una vez... el hombre

Erase una vez… el hombre

La serie, de animación francesa, estaba co-producida por multitud de canales de televisión europeos, TVE entre ellos, y creada por Albert Barillé. A este señor le debemos gran parte de nuestro conocimiento, ya que es el creador de la franquicia “Erase una vez…”, compuesta por: El hombre (1978), El espacio (1981), La vida (1987), Las américas (1991), Los inventores (1994) y Los exploradores (1996).

Barillé fue más allá de lo que nos tenían acostumbrado las series de dibujos animados de la época, en las que, como hemos visto en otras series ya comentadas en el blog, simplemente acercaban obras clásicas de la literatura a los más jóvenes, consiguió plasmar, durante 26 capítulos de veinticinco minutos, la historia del hombre, haciéndola accesible tanto a niños como adultos.

El propio Barillé explicó con estas palabras el objetivo de su obra:

“Hagamos que nuestros hijos quieran saber, despertemos su curiosidad. Asimismo tratémosles como a personas de pleno derecho que entienden mucho más de lo que los adultos nos han hecho creer. Todos ellos serán fuertes para ello y nos lo agradecerán.”

La serie llegó a España en 1976 y se convirtió en todo un éxito. Aún recuerdo el día de su estreno. Yo no estaba en el comedor, pero en cuanto mi padre vio 5 minutos me “indicó” que me sentará a la serie de marras. Y así es como en mi casa, y seguramente en las de muchos, nos adelantamos a nuestro tiempo, y disfrutamos de la primera serie con comentarios del director… bueno, más bien eran la de nuestros progenitores.

Era se una vez... la vida

Era se una vez… la vida

La estructura de los capítulos era bastante sencilla. Cada uno abarcaba una época distinta, pero los protagonistas siempre eran los mismos, o al menos se parecían.  De esta forma tan simple el público infantil podíamos identificar el rol de comportamiento de cada personaje, siendo el más carismático el Maestro, al que siempre vimos con su larga barba blanca y que siempre parecía, por su forma de pensar, avanzado a su época. A este le acompañaban Pedro, Roberto, Flor, y un personaje bondadoso y fortachón, que siempre acababa dando mamporros al dueto de maleantes Tiñoso y Canijo.

Todos estos personajes, aparte de acompañarnos durante toda la serie, por las diferentes épocas de la historia del hombre, también lo hicieron por las diferentes series creadas por Albert Barillé.

Como dato curioso, comentar que la famosa canción de inicio, y que muchos hemos cantado mientras andábamos hacia atrás en las cintas automáticas de aeropuertos/centros comerciales, era una versión de un tema de Beethoven, cantada por el grupo infantil “Caramelos”, y que había sido escrita por, atención señores, el mismísimo Jose Luis Perales… ahora, cuando oigas a alguien cantando eso de “… y quien es él, y como se enamoró de ti…” piensa que tú has hecho, más o menos,  lo mismo.

Por mi parte, poco más que decir, simplemente que como buen padre y educador, es quizás una de las series de mi infancia que he puesto a mi hija. Por supuesto le ha encantado, me ha pedido en repetidas veces ver de nuevo los primeros episodios, hemos chapurreado juntos la canción mientras hacíamos uso de la cinta automática en el Mercadona, ah…. y por supuesto, le puse la edición con comentarios.

Este es el último “Series de nuestra infancia” de este año, y aunque no tenga el éxito esperado, vamos a seguir con ella, así que os volvemos a invitar a que nos hagáis llegar vuestras sugerencias para futuras entregas.

Nos vemos en 2015 para seguir viajando al pasado.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Powermiguel dice:

    Una de mis series de la infancia, (Como Érase una vez la vida). Con mi hija de 11 meses, espero que le guste tanto como a mí. Repetir con tus hijos experiencias que a mí me han encantado, se está descubriendo como un pequeño placer de la vida…

  2. Ashphilo dice:

    Buenas Miguel.

    Pues si, eso de ver con la pequeña de casa series tan emblemáticas como “Erase una vez… el hombre”, los Fraguel, La abeja Maya, Barrio Sesamo,… es una de esas cosas que haces a gusto, y que después disfrutas más, cuando en cualquier momento, espontáneamente, empezáis a cantar a dueto sus canciones.
    “Erase una vez.. la vida” es una serie que voy dosificando poco a poco y que usamos como refuerzo cuando mi hija está haciendo en clase algún tema del cuerpo humano, pero vamos, mas pronto que tarde acabaremos viendo entera.
    Por el momento, aquí vamos recordando una vez al mes, esas series que nos marcaron durante nuestra infancia (http://www.keluegobarraalguien.es/tag/series-de-nuestra-infancia/) y que si después de leer el articulo te pica el gusanillo de pegarle un revisionado, siempre lo puedes hacer en compañía de las nuevas generaciones :p .

    Un saludo y gracias por leernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *