Mi colección de Lego: 10030 UCS Imperial Star Destroyer.

Aún mantenía mi vieja TV de tubo en casa. ¿Gastar dinero en renovar un aparato para el que no miras pudiendo comprar piecitas de plástico sin valor real? Llamadme friki, pero yo lo tenía muy claro.

Ya tenía representadas en Lego algunas de las naves y transportes mas icónicos del Imperio y de paso toda una Estrella de la Muerte en el salón de casa. ¿Cómo resistirme a la tentación que suponía el 10030 Imperial Star Destroyer? No os voy a engañar, ni lo intente, lo único que hice fue buscarle sitio en casa. Mucho sitio, ya que estas 3104 piezas ocupaban casi 1 m de largo por 60 cm ancho.

10030 boxed

La caja es del mismo tamaño que la de la 10143 Death Star II y pesaba unos 5kg.

Al igual que la Estrella de la Muerte, dentro venían 4 cajas, un manual tamaño A3 con gusanillo y un montón de bolsas que, pese a poder dar la impresión de no tener sentido, con el tiempo te das cuenta de que “más o menos” sabes dónde encontrar la pieza que buscas. Una vez distribuidas todas las bolsitas en un radio de acción de “un brazo” más o menos, empezamos con el montaje propiamente dicho.

Este es uno de esos sets que desde el principio se intuye fácilmente lo que estas construyendo. Con esa forma triangular tan característica, no había dudas.

Como podéis ver en la foto, lo que primero montamos es la estructura que sostendrá el peso y donde van ancladas las peanas que, como podéis ver, son bastante “contundentes”. En esta fase inicial del montaje me fije en un par de cosas que me llamaron bastante la atención.

Como podéis ver la parte delantera está apoyada en un frasco ya que sin más apoyo que las peanas volcaba hacia adelante. Supuse que según fuese avanzando en el montaje tendría más peso en la parte de atrás y volvería a estar equilibrado. Así fue, la parte de atrás lleva el peso de las cubiertas del castillo y eso lo dejaba en perfecto equilibrio.

El otro punto que me llamo la atención fueron los imanes. Si os fijáis en la foto veréis que un poco más atrás de donde apoya el frasco hay 4 bolitas negras (hay más en la parte de atrás de la estructura, pero estas son las más fáciles de ver). Era la primera vez que veía esos imanes en Lego (incluyendo los que había montado de pequeño) y tenía mucha curiosidad por ver como resultaría el invento. He revisado las bases de datos que existen en internet y encontré que esa pieza-imán se usa habitualmente como “enganche” en casi todos los sets de trenes. No sé si a todos los fans de Lego les pasa, pero a mí me gusta encontrarme piezas nuevas o que nunca antes había visto.

Para la maqueta para el Devastator en la primera película, los tres propulsores de iones se hicieron utilizando unas cajas de medias que tienen forma de huevo.

Tras montar los 3 motores principales y los 4 motores auxiliares en la parte posterior del Destructor, empieza el trabajo con el casco, que consta básicamente de 4 partes más o menos planas y que son las que van sujetas a la estructura con los imanes. En la foto podéis ver las dos inferiores colocadas, así como los remates en Angulo de la parte trasera.

En este punto ya vemos claramente cuáles van a ser las dimensiones del set una vez montado.

El mismo sistema para la parte superior del casco, salvo por la ventaja de que ahora la gravedad ayuda a la hora alinear todos los imanes de cada parte del casco.

Fijaros en ese conjunto de piezas azules en la parte del castillete, son las que sujetan y alinean la estructura.

Después se montan las 2 estructuras que formas las cubiertas del castillo, al montarlas se alinean sobre un pivote que emerge de la estructura central.

El detalle de la corbeta a escala para poder asimilar el tamaño del Destructor es, simplemente, genial.

Y ya nos queda por ultimo montar la pequeña corbeta que nos dará una idea de la escala del Destructor.

Vista trasera del Destructor, realmente impresionante.

Como podéis ver, lo mires por donde lo mires, la estampa que ofrece la “maqueta” es bastante espectacular y realmente alcanza un gran parecido con los que vimos en las pantallas en su día.

La vista desde el lateral es realmente espectacular

Una de las quejas habituales que leo en las reviews de este set es que es bastante endeble y que cuando se mueve se “cae a pedazos”. Mi experiencia me dice lo contrario, teniendo en cuenta que no es un set para jugar con él y con las minifigs, hay una forma de moverlo que no da ningún problema. De hecho cuando cambiamos de casa vino montado sin problemas. El truco esta en sacar las dos piezas del castillo, que están asentadas y alineadas pero solo apoyadas en la estructura, no “encajadas”. Una vez quitadas estas dos piezas podemos ver el interior, es tan sencillo como levantar el Destructor cogiéndolo por la estructura interna. De esta forma podréis moverlo por casa sin problema alguna. Lo que no debéis hacer es intentar levantarlo sujetando las partes del casco que se unen mediante imanes.

Nota: Todas las fotos que aparecen en esta entrada, y la de la portada, para bien o para mal, son mías. En este caso, para mal. En aquella época solo tenía el móvil para hacer fotos.

– Siguiente entrega: Más sets UCS …

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *