Review de montaje Lego: 76023 The Tumbler

Llevaba tiempo trabajando en una pequeña sorpresa a nuestro amigo y colaborador @Ulvien_Mooshine. Como bien sabéis los habituales, es uno de esos frikis especializados en comics que además tiende a llenar la casa con vitrinas llenas de figuritas. Entre sus personajes favoritos (perdónanos Spiderman) está el señor Bruce Wayne. Conociendo sus debilidades, y sumándole el hecho de que cada vez que viene por casa y entra en mi habitación del pecado tengo que fregar el suelo, cuando vi que Lego lanzaba a la venta una versión especial del último de los Batmoviles (El Acróbata en español, Tumbler en inglés) no pude resistirme a regalárselo.

Ahora bien, el regalo venía con condiciones: Ulvien tenía que montarlo conmigo en casa, mientras disfrutaba de sus vacaciones. Así podría vigilar que no metiese la pata y de paso hacer las fotos y ver todo el montaje con el claro objetivo de obligarle a hacer esta review. “Lo tomas o lo dejas”. “Lo tomo, lo tomo”.

Y con estos antecedentes, surgió esta review. Entenderéis entonces que nos saldremos un poco de la estructura de otras reviews que hemos publicado, ya que un factor muy importante aquí es el hecho de que el “constructor” no es un habitual de Lego y en eso es en lo que queremos centrarnos.

El Batmovil de Nolan

Supongo que a nuestra audiencia habitual no hay que explicarles que el Batmovil es el coche de Batman, ni habrá que revisar toda la colección que han ido pasando por comics y películas. Con las mismas, pasamos directamente a la última versión que nos han presentado en la gran pantalla, el de la trilogía de Nolan: The Tumbler.

The Tumbler

Lucius: “¿Qué le parece?.” Bruce: “Que si lo tiene en Negro, me lo quedo.”

Los Batmovil en Lego

Ya os hemos hablado muchas veces de la gama UCS de Lego. En lo que yo conozco, hasta la fecha solo había un set catalogado UCS que no era de Star Wars. Este que os presentamos hoy es el segundo. No puede ser casualidad que ambos sets compartiesen protagonista: El Batmovil.

7784 The Batmobile: Ultimate Collector's Edition (2006)

7784 The Batmobile: Ultimate Collector’s Edition (2006)

Sí, estamos todos de acuerdo: El 7784 es muy “vieja escuela” de Lego, pero en el 2014 se han resarcido con creces y presentaron el 76023 The Tumbler:

Parte posterior de la caja.

Parte posterior de la caja.

  • 15 cm de alto, 40 cm de largo y 24 cm de ancho
  • 1.869 Piezas
  • 3,5 Kilos
  • Dos minifigs exclusivas: Batman y el Joker
  • Las ruedas delanteras son nuevas, las traseras una monstruosidad
  • Placa informativa típica UCS
  • Interior con muchos detalles.

Estas cifras hacen que el 76023 se cuele por derecho propio dentro de la gama UCS de Lego.

El montaje

Aquí es donde cobra especial protagonismo el punto de vista del “novato”, así que dejemos que sea él quien nos cuente sus impresiones.

Reconozco que siempre he sido un fan de los lego, pero desde hace más de 30 años, he sido fan desde la distancia, vamos que me gusta verlos pero pasando de comprar, que están muy caros y ya tengo muchos vicios frikis como para añadirle otro más. Incluso fui capaz de resistirme a los Lego Star Wars, bueno, fui y sigo siendo capaz, y por gusto o ganas no es, eso seguro, si por mí fuese los compraría todos pero por desgracia ni tengo dinero ni espacio suficiente. Así que hace ya algunos años me hice la firme promesa de no comprar ni un lego de ningún tipo y eso que ha habido tentaciones por todos los lados, maldita sea, Señor de los Anillos, Marvel, DC, ha sido toda una tarea titánica resistirse, pero la puerta que lleva a la maldición de los lego permanecía cerrada….hasta estas navidades.

Cuando mi buen amigo (no sé si ahora tan buen amigo :P) Ilariel sacó la caja de regalo que me tenía guardada este Diciembre, no necesité más de 2 segundos para saber lo que era y como el sabio maestro Yoda decía, primero emoción (“por fin voy a tener un lego!“), luego el miedo (“espero que no sea de Star Wars, por favor, no quiero, no quiero“), más tarde la ira (“Ilariel, bastard, i kill you, ¿sabes la pasta que me voy a tener que gastar a partir de ahora?“).

Pero, para que engañarnos, lo estaba deseando, cuando abrí la caja, casi me da un shock o a lo mejor si me dio pero no me entere, el batmóvil, ay madre, el puto batmóvil, el jodido batmóvil de las películas de Nolan, oh siiiiiii, la felicidad absoluta en un pack de 1869 piezas.

¿Para qué están los amigos si no es para abrir la caja de los truenos? En fin, sigamos…

¿La idea de @ilariel?, bueno ya comenta él cuáles son sus condiciones.

No voy ni a intentar hacer una review como las que hace @ilariel, no es mi campo, pero lo que sí puedo explicar, es lo que sentí y experimenté.

Ya os dije que no sería una de mis clásicas reviews, centradas en la parte más técnica.

¿Cuál es mi evaluación sobre montar el Lego Tumbler?, pues que mola, mucho, pero que mucho, mucho.

Si como yo hace casi 30 años que no juegas con legos, olvídate de todo lo que recordabas, esto es otro nivel de construcción.

thetumbler00

Esto era a lo que se enfrentaba.

Primero impresiona los manuales que trae para montar el cochecito, 4 libritos de 70 y pico páginas cada uno, toma ya. Y más te vale seguirlos bien porque es absolutamente imposible construir el Tumbler sin los manuales, esto no es un puzle, es una jodida obra de ingeniería.

Afortunadamente Lego piensa en los inútiles como yo y te lo da todo bien explicadito y ordenado, cada libro está asociado a unas bolsas numeradas donde están todas las piezas necesarias para montar la parte correspondiente. Aun así, par de veces tuvimos que retroceder y desmontar porque nos habíamos equivocado. Pero, ey!, para eso incluyen una pieza monísima que sirve para desmontar los legos sin tener que recurrir a tapas, cuchillos y demás ferretería como antaño, todo una adelanto.

He de confesar que durante las primeras 2 o 3 horas, la cosa decepcionaba un poquitín, aquello no se parecía en absoluto al batmóvil, más o menos eso fue lo que tardamos en montar toda la sujeción y estructura inferior de ese pedazo de monstruos de 6 ruedas.

De hecho la evolución del Tumbler podría resumirse así:

  • Primeras 2 horas: “hmmm, ¿qué carajo esto?”
  • Siguiente hora: “esto ya empieza a molar, por dentro se reconoce”
  • Siguiente hora: “Oooooh, siiii, I´m Batman”

Porque, si amigos, eso fue lo que nos llevó montar el Tumbler, 6 horas, más o menos, cuasi ininterrumpidas, salvo por, WC, picar algo rápido y una visita que apenas recuerdo, estaba demasiado concentrado, afortunadamente, Alfred, digo, Ilariel se ocupó de la parte social. Ni comimos la posiblemente suculenta fabada que el bueno de Ila había preparado, construir, fumar y beber cerveza, fue todo lo que hicimos durante seis horas, aunque según Ilariel dice yo ni siquiera hice mucho de las dos últimas, así de absorto estaba.

Doy fe, y nuestras respectivas señoras también. Hacía mucho tiempo que no veíamos a alguien tan concentrado.

Construir el Tumbler fue una experiencia increíble, el nivel de concentración, la sensación de absoluto disfrute mientras lo montaba no son cosas que uno experimente a diario ni mucho menos. Mirar los esquemas de montaje, buscar la pieza, pedirle a Ila una cuadrada de 2×2, o “una de esas raras”, coger la pieza, unirla, siguiente paso en el libro, se convirtió en una dulce y preciosa monotonía que dilató absolutamente el tiempo y el espacio, cuánta razón tenía Einstein.

Cuando por fin terminamos, que puedo decir, guapísimo, una belleza, las fotos que incluirá Ila en este reportaje, no le hacen justicia, es una pasada, orgásmico.

Uis, creo que aquí van algunas fotos!

Y es ¿en resumen?, mi experiencia con el Lego Tumbler, un día genial que difícilmente olvidaré, así que si alguien tiene alguna vez la oportunidad de construir un lego de un tema que realmente le guste, que lo haga y que disfrute como lo hice yo.

PD: Ya estoy mirando Lego de otros vehículos para comprarme, ilariel, te sigo odiando…

Y a mí, coleccionista como soy de Lego, me viene bien esta experiencia. Porque a veces, centrado como estoy en coleccionar, grabar, sacar las fotos, escribir las reviews y todo eso, me olvido de que Lego es, al fin y al cabo, un juguete y como tal se ha de disfrutar, con la inocencia y la expectación de un niño pequeño (aunque sea metido en un cuerpo de treinta y tantos). El placer ha sido mío.

Si queréis leer otra interesante review de este modelo también os ofrecemos la de Javier, un seguidor de Lego acostumbrado al Technic y colaborador de esta página, podéis hacerlo pinchando aquí.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *