“Morning Glories”, la digna sucesora de “Perdidos”.

Aún recuerdo que durante la emisión en televisión de la última temporada de “Lost” ya se estaba buscando otra serie que siguiera su legado. Ese mismo año se lanzó “Flashforward” con la intención de ser la nueva droga para los ciberteleadictos, vendiendonos un misterioso “high-concept” con el que pretendían tenernos enganchados, semana tras semana, a las pantallas de nuestros televisores. Incluso se atrevieron a meter una imagen de la famosa compañía aérea “Oceanic Airlines” escondida en el metraje del primer episodio. Pero desde el capitulo 2 ya pudimos ver que aquello no le llegaba a “Lost” ni a la suela de los zapatos.

Y así, durante años, los pretendientes al trono han ido desfilando por nuestra pantalla sin mucho éxito: “The event”, “Revolution”, …. Todas ellas tienen un denominador común: una premisa con la que engatusarnos y engancharnos a la serie, pero que irremediablemente ha jugado en su contra al no saber que rumbo tomar, haciendo que el propio gancho de la trama sea el que al final acabe con ellas.

Entonces, ¿nos quedamos sin poder vivir una experiencia “Perdidos” de nuevo?. Pues no señores, lo que sucede es que estábamos buscando en el medio equivocado.“Morning glories” es un cómic Americano, publicado por Image Cómics, que nos va a dar en cada entrega nuestra ración de WTF’s, flasbacks rarunos y múltiples tramas, a cada cual más misteriosas.

La linea que separa “Lost” y “Morning Glories” es muy delgada.

El cómic que hoy os traemos está creado por Nick Spencer y os prometo que si le dais una oportunidad quedareis enganchados.

Explicar de qué va su historia me produce un dilema moral ya que debería deciros algo del argumento del cómic, pero a la vez no desvelar nada importante, y eso es casi imposible en una obra de estas características. Veamos, la acción sucede en gran parte en la ficticia academia para jóvenes Morning Glory. Una academia que de cara para fuera está bien vista ya que sólo acogen a los mejores estudiantes, pero tras sus oscuros pasillos se esconden secretos de torturas, ocultismo, asesinatos y fenómenos de lo más extraños.

Hasta aquí lo poco que puedo desvelar, pero por compararlo con “Lost” es como decir que la serie trataba de los supervivientes de un accidente de avión y de sus vivencias en una isla en la que pasan cosas raras. Injusto, lo sé, pero la gracia de “Morning glories” es que está narrada como si de una serie de televisión se tratara. Cada número finaliza con un Cliffhanger que te dejará con ganas de saber más, estructurando sus tramas en temporadas que abarcan cada una de ellas entre 15 y 20 números.

Os prometo que se hace duro no poder desvelar más de su trama, pero creo que es lo mejor. Ver que a la mitad del primer número ya te han sorprendido, no tiene precio, y mientras menos información manejéis, mejor.

Una de las bazas que tiene este cómic con respecto a la serie con la que la estamos comparando, es que Nick Spencer tiene muy claro lo que va a explicar. Tanto es así que ya en las primeras viñetas vemos una secuencia sinsentido, que sólo se entenderá cuando la obra este acabada. Y eso será, según palabras de su creador, en el número 100.

Por contar un poco más sin desvelar ningún secreto importante, la trama de la primera temporada (del número 1 al 20), sigue las vivencias de seis estudiantes:

Las nuevas victimas de la academia.

Las nuevas victimas de la academia.

Casey es una rubia despampanante que viene de Chicago. Vive con sus padres a los que tiene gran afecto. Sobre todo a su padre, soldado, el cual la ha instruido con ejercicios de supervivencia y defensa. En la academia muestra una gran fuerza, convirtiéndose en la líder del grupo de nuevos estudiantes.

Zoe es una chica de rasgos indios que sigue el estereotipo clásico de la cheerleader americana. Tiene múltiples ligues y está obsesionada con los chicos guapos y la popularidad. Pero nada es lo que parece, y algo oscuro surgirá tras esa falsa fachada.

Hunter es el típico lector de cómics y amante de la cultura pop. Algo débil de carácter pero bien intencionado y optimista.

Ike, el niño rico, maleducado y abusón. De muy joven fue acusado de la muerte de su propio padre, pero no se pudo demostrar su culpabilidad. En la academia, como en su casa, seguirá desafiando la autoridad y haciendo lo que tenga que hacerse con tal de conseguir una mejor estada en Morning Glory.

Jun es un estudiante Japones del que poco puedo contaros sin destripar algo de historia, así que tendréis que ser vosotros mismos quien sepa más de él.

En la academia también tienen su equivalente al

En la academia también tienen su equivalente al “humo negro”.

Y para acabar, Jade Ellsworth, una joven emo, criada por su padre, y emocionalmente inestable. El eslabón más débil del grupo pero quizás la que más sorpresas nos reportará a largo plazo.

Lo se, con estas pobres descripciones no os he vendido la serie, así que vuelvo a recurrir a “Perdidos”. Por poner un símil, es como si ahora os hubiese descrito a John Locke como un tío que parece un explorador amante de los cuchillos. Exacto, hay mucho más, pero cualquier cosa que os dijera, y hay MUCHO, sería en detrimento de tan fascinante lectura.

Vale, está claro que la gran baza del cómic es su historia, pero ojo, ella misma es un problema para la propia obra. Me explico. Spencer lo debe tener todo muy bien escrito en alguna especie de diagrama, pero el lector de a pie, y yo me incluyo, muchas veces necesitará releer 4 o 5 número anteriores porque acaba de leer algo que tiene relación con otra cosa que leyó hace tiempo, y que en aquel momento parecía una chorrada. Eso si, os aseguro que hay escenas chorras que cuando pasan un par de números y cobran sentido, se convierten en la OST^* P^*¨A.

Por experiencia propia os puedo decir que en una segunda lectura se produce una comprensión mucho mayor de la historia, quedándote con detalles que a priori parecían no tener importancia, y que en el conjunto de la trama tienen un papel importante.

Otro punto negativo de “Morning Glories” es el dibujo de Joe Eisma. Si bien a primera vista echa bastante para atrás al parecer estar leyendo una adaptación de la serie “El internado”, una posterior comprensión de la obra nos lleva a asumir este estilo que parecía relegado a otro tipo de cómics. Pero eso no quita que tal como avanzan los números muchos de los personajes te parezcan iguales, preguntándote constantemente si la que sale en la viñeta en ese momento es Casey, u otra rubia random.

Este detalle, sumado a su compleja trama y a la periocidad del cómic, hace que la revisión de números pasados sea casi obligatoria.

En España “Morning Glories” fue editada por Panini, pero parece que canceló su publicación, dejando sin terminar ni siquiera la primera temporada. Así que siempre os puede servir esos primeros números para acercaros a la serie, y si os interesa saber cómo sigue…. no os quedará otra.

Me gustaría contaros muchísimas más cosas de este cómic, pero por respeto a la obra me voy a callar. Os puedo asegurar que tiene sorpresas que dejan a las escotillas y los viajes en el tiempo de “Lost” como meros detallitos. “Morning Glories” sabe sorprender con giros bastante originales. Te va dando respuesta a la par que te plantea cinco nuevas preguntas, eso si, sin tomar al lector por idiota, haciéndole saber que al final todo tendrá sentido.

Para terminar, un apunte más que lo hace la nueva “Lost”. Cada vez que acabas de leer un número, irremediablemente te lanzas a Internet a rebuscar información de lo que está por venir.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Ulvien Moonshine dice:

    Parece interesante, si la cazo estas Navidades, ya comentaré que tal me pareció. Aunque yo no ví Lost, salvo la primera temporada así que no podré comparar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *