Metrópoli Gijón: Año I, gran idea, ejecución regulera.

Ayer finalizó el primer Festival Multimedia Metrópoli en la ciudad de Gijón. Desde KLBA os hacemos un breve resúmen de lo que dio de sí este primer asalto al mundo del entretenimiento alternativo.

Como os avanzamos hace unas semanas, este festival prometía mucho, quizás demasiado. Tal vez prometía tanto que algunos sospechábamos que sería difícil que alcanzase al hype que estaba generando. Tras haberlo visitado en varias ocasiones podemos decir que, si bien la idea es fantástica y merece la pena darle una oportunidad a futuras ediciones, está claro que este primer año la organización se va a llevar un suspenso.

Y no es que quiera ser crítico o malandrín a posta, soy consciente de lo extraordinariamente difícil que es organizar un evento de estas dimensiones y características, y si bien ha habido apartados donde las cosas han funcionado con una normalidad sorprendente (como en el apartado de conciertos, por ejemplo), nos hemos encontrado con una importante falta de coordinación a la hora de rellenar algunas de las parcelas más suculentas del festival.

Para mi gusto ha habido una mala planificación de la distribución del contenido; con días muy bajos en actividades interesantes y otros días en los que era imposible atender a todo lo que te hubiera gustado. A eso hay que añadirle la cancelación de varios eventos, con el agravante de que no se notificaba dicha cancelación de un modo claro en el recinto (parece ser que a través de la aplicación móvil sí, pero no hubiera estado de más notificar las cancelaciones de eventos en la taquilla) y una distribución espacial poco afortunada, con pabellones enormes a medio llenar y pabellones más pequeños a rebosar de gente.

No todo ha sido malo, por supuesto, hemos podido disfrutar de algunas charlas y talleres muy interesantes, el concurso de Cosplay ha tenido un nivel sorprendente para una ciudad del tamaño de Gijón, la zona de videojuegos contaba con algunas cosas muy interesantes (incluyendo un stand donde probar Oculus Rift, aunque únicamente en una demo estática) y tanto los invitados como alguna de las exposiciones estaban al nivel que se esperaba.

Objetos de la expo Sci-fy en Metrópoli con originales y réplicas más representativas del género

Objetos de la expo Sci-fy con originales y réplicas de las películas más representativas del género

Mi sensación general ha sido la de quedarme con ganas de más. En varias ocasiones me he encontrado en el recinto sin nada que hacer o ver que me resultase interesante, para volver al día siguiente, acudir a la charla, pase de serie o lo que fuese que me hubiera llevado allí ese día, y encontrarme nuevamente sin nada que hacer.

Tal vez un fin de semana largo, y algunos eventos menos, hubieran permitido una distribución mucho más satisfactoria del contenido en el recinto, maximizando la experiencia de los visitantes y minimizando la sensación de que “le falta gas” al festival. En pocas palabras, la sensación general es que se ha querido morder más de lo que se podía tragar y al final nos hemos quedado con hambre.

Lo mejor del festival:

  • Los conciertos.
  • El público. La respuesta de la gente constata que Gijón está preparado para dar cabida a eventos de estas características y hacerlos rentables para la organización.
  • La calidad de la zona de videojuegos. Había un poco de todo y cosas muy interesantes.
¡Y mi foto con Lightning!

¡Y mi foto con Lightning!

Lo peor:

  • La distribución espacio-temporal del contenido.
  • La cantidad de la zona de videojuegos, todo bastante petado y en un sitio muy pequeño. Si se hubiera puesto el doble de consolas en uno de los pabellones en los que sobraba sitio seguramente hubiera sido un auténtico éxito.
  • Las cancelaciones de contenido, los problemas de audio en algunas proyecciones y monólogos…
  • El desfile de Star Wars compuesto por 30 personas; los trajes geniales, eso sí, pero no estaría de más que para la próxima vez contraten un buen puñado de extras, añadan algún tipo de elemento decorativo, música de fondo y desfilen a un ritmo algo más lento que la Legión Española. O al menos que no utilicen esta imagen para publicitarlo:
    Casi casi lo mismo...

    Casi casi lo mismo…

    Marcar el itinerario del desfile de algún modo no estaría de más tampoco.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. ilariel dice:

    Yo no soy tan benévolo como tú. Chiringuitos y conciertos, bien… el resto, dejo bastante que desear. La impresión que me dio es que quisieron abarcar más de lo que podían.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *