“Star Wars: Rebellion” – Una nueva esperanza… En tu mesa

Tras mucho tiempo sin escribir nada, hoy me apetece tocar un palo casi inédito en el blog: juegos de mesa. En concreto, vengo a contaros mi experiencia con el “Star Wars: Rebellion” de Fantasy Flight Games.

La caja del "Star Wars: Rebellion"

Antes quiero que conozcáis mi perfil de jugador: Soy un “casual”. Disfruto bastante con juegos de tablero y cartas, pero no tengo tiempo para jugar regularmente. No voy a comparar el “Star Wars: Rebellion” con otros juegos, mi conocimiento en estas lides es bastante limitado. Vengo a hablar solo del “Star Wars: Rebellion” y siempre desde mi propia experiencia. Si queréis una buena comparativa, podéis disfrutar en YouTube el VideoTocho 13 de Chema Pamundi comparándolo con la “Guerra del Anillo”.

¿Por qué el Star Wars: Rebellion?

Algún avispado pensará “Pero, si no tienes tiempo, ¿para qué te metes en el Star Wars: Rebellion?”. La respuesta corta es bastante obvia: Star Wars. La larga tampoco es que requiera muchas más explicaciones. Suelo mirar los juegos de la franquicia galáctica y este me pareció bastante bueno. Además, en mis tiempos mozos (y no tan mozos) jugué al Rebellion de PC, y enseguida me di cuenta que el nuevo juego de tablero está basado en esa antigua joya. Dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis y al día siguiente me fui a Hangar Rebelde a pedirlo.

Precio y contenido

Es evidente que el precio y los componentes incluidos son factores que entran de lleno en la ecuación a la hora de plantearte comprar un juego, así que creo que tiene sentido que deje aquí plasmadas un par de anotaciones al respecto.

El juego es caro, creo que no hay discusión posible al respecto. Hablamos de unos 90€ de juego de los cuales es probable que unos 15 sean debidos a la inflación que pagamos por ser de Star Wars. Creo que no contar con la licencia, además del tirón publicitario, le hubiese hecho perder gran parte de su atractivo en lo que a narrativa se refiere. En general, y más teniendo en cuenta la duración de cada partida, creo que la relación precio/componentes/tiempo de juego es buena.

Es cierto que viene repletito de elementos (algunos realmente chulos), pero hay un par de detalles que creo que hubiesen costado muy poco y le hubiesen dado un remate final al conjunto: Unos soportes de plástico para colocar y organizar las cosas (una vez destroquelado, esa estupenda y enorme caja queda llena, casi hasta la mitad, de aire) y que las tarjetas de cada facción fuesen de cartón en lugar de poco más que papel.

"Star Wars: Rebellion"

De 2 a 4 jugadores

El fabricante dice que pueden jugar de 2 a 4 jugadores, la realidad me dice otra cosa. En el “Star Wars: Rebellion” hay dos facciones, punto. Jugar más de dos implica simplemente repartir las acciones que haces cada turno y discutir al respecto con tu compañero. La unica utilidad que le veo realmente a esto es enseñar a gente a jugar de una forma mas amena que citando simplemente reglas y poniendo ejemplos. Solo veo una opcion real de disfrutar de un juego a 4: que todos ellos sean fanaticos de Star Wars y se dejen llevar por la narrativa de la partida.

La expansión

Existe una expansión para el “Star Wars: Rebellion” llamada “Rise of the Empire” (“El auge del Imperio” en castellano) y aporta un par de detalles que a priori me gustan. Puede que la nombre de pasada, pero como aún no la he jugado lo suficiente prefiero dejar el tema para un futurible artículo.

Despliegue inicial y primeras sensaciones

Estamos ante un juego que consume bastante espacio y tiempo. Una partida normal, entre preparación, jugar y recoger, ronda las 4 horas (al principio te iras casi seguro a las 5) y el tamaño del tablero, y la disposición de los componentes que ha de tener a mano cada facción, hacen indispensable una buena mesa. Vamos, que rara vez jugarás al “Star Wars: Rebellion” sin haber quedado con antelación con tu contrincante. Personalmente me gusta esto: no tengo la sensación de “quemar” el juego y voy a la siguiente partida con ganas.

El juego es asimétrico y eso se nota en cuanto te pones a preparar la partida. El objetivo del Imperio es localizar y destruir la base Rebelde, para ello tiene un número limitado de turnos. Dicho número de turnos se va reduciendo según la Alianza consigue reputación en la galaxia mediante las cartas de objetivos. Si acaban los turnos y la base rebelde sigue en pie, la Alianza gana.

Marcador de turnos y de reputación de la Alianza

Además, la abrumadora sensación de superioridad numérica del Imperio está presente durante toda la partida. El Imperio tomará planetas, la Alianza intentará golpes de mano y escaramuzas para conseguir renombre. Por lo general, te pasarás las siguientes horas jugando al gato y al ratón.

Unidades iniciales de cada facción

Unidades iniciales de cada facción

Desarrollo de un turno

La mecánica del juego no es excesivamente compleja en sí misma y tampoco trata esto de ser un manual. Resumiremos un poco: Cada turno consta de 3 fases: Assignment, Command y Refresh (traducidas al castellano como Asignación, Mando y Recuperación).

  • Assignment. Los jugadores irán asignando alternativamente sus líderes a las misiones que vayan a realizar (las misiones asignadas quedan ocultas). Los líderes no asignados quedan en la zona de reserva y podrán ser utilizados en la siguiente fase.

  • Command. Es en esta fase donde está todo el meollo del juego. Los jugadores irán alternándose para mandar a los líderes asignados a realizar sus respectivas misiones o, a los que hayan quedado en la reserva, a mover tropas. Asimismo, los líderes en la reserva pueden enviarse a oponerse a las misiones del contrario. En esta fase se resolverán la mayoría de los combates y veras tus planes llevarse a cabo o fallar estrepitosamente.

  • Refresh. Recuperamos los líderes desplegados sobre el mapa, robamos cartas de los distintos mazos (misiones en el caso de ambas facciones, androides sonda en el caso del Imperio y objetivos en el caso de la Alianza) y avanzamos el marcador de turno. Algunos turnos reclutarás nuevos líderes, otros construirás nuevas unidades, en otros harás ambas cosas y en otros ninguna de ellas.

Los líderes, la pieza fundamental del juego

No diría que sea un juego tremendamente complejo, pero sí que hay que tener en cuenta muchas cosas dado el abanico de posibilidades que se van abriendo según avanza la partida. Sobre todo porque, llegado un punto, ambos jugadores intentaran tirarse faroles ya en la fase de asignación. La clave del “Star Wars: Rebellion” es el manejo de los líderes. Son estos los que mueven la partida tanto a nivel táctico como narrativo. Tengamos en cuenta que empezamos la partida con 4 líderes en cada facción y en el 5º turno tendremos 8. Los líderes son los que ejecutan las misiones, los que mueven tropas, los que bloquean las misiones del contrario.

Pero también son los que cuentan la historia de la partida. Las misiones, objetivos, lideres, todo el juego representa eventos y situaciones de la santa trilogía original. Pero la historia se reescribe en cada partida. ¿Que Vader capture a Solo en Bespin mientras este intenta reclutar a Lando? Me ha pasado. Pero también hemos destruido Hoth con la Estrella de la Muerte y convertido a Leia al lado oscuro.

Luke tiene bastante trabajo que hacer

Recursos y más asimetría

El sistema de recursos y construcción de unidades es bastante sencillo en el “Star Wars: Rebellion”. Cada planeta habitado tiene uno o dos iconos de recursos y un número. La facción que controle dicho planeta podrá construir las unidades reflejadas en dichos iconos y ponerlas en la cola de construcción en el número indicado. No todos los turnos se construyen nuevas unidades, pero todos los turnos la cola de construcción se mueve. Aquí volvemos a ver esa asimetría: el Imperio, además de ganarse la lealtad de los planetas al igual que hace la Alianza, puede subyugarlos militarmente por lo que suele disponer de más planetas controlados.

El despliegue de las tropas que salen de la cola de construcción es crucial para el Imperio. Primero, porque está limitado el número de tropas que puedes desplegar por planeta y turno. Segundo, porque en ambas facciones las tropas de tierra han de ser transportadas pero en el caso del Imperio, además, los TIE también carecen de la capacidad de moverse por ellos mismos. La Alianza intentará limitar o conducir estos despliegues mediante sabotajes, moviendo tropas en el último momento, o realizando ataques relámpago a las naves para dejar inmóviles las tropas terrestres.

Ejemplo de recursos para construir en los primeros turnos

Y, por supuesto, batallas

También está el combate, claro. Tanto entre naves como entre unidades de tierra. El combate es, quizás, una de las partes que más flojea en el juego. Es bastante sencillo, pero puede resultar un poco tedioso si el número de unidades que se enfrentan es grande. Tanto es así que en la expansión cambian un poco la mecánica del combate para hacerla un poco más ligera y más “cinemática”. Son dados, hay cierta aleatoriedad en cada combate, pero da la sensación de que a la larga los resultados de los combates son más o menos los esperados.

Pero si piensas que la Alianza tiene poco que decir en este apartado, te equivocas. Muchas de las cartas de objetivos de los Rebeldes (con lo que ganan reputación en la galaxia) requieren escaramuzas y golpes de mano para poder conseguirlos. No es raro que la Alianza pueda llegar a dar por perdidas ciertas unidades en un ataque sin escape posible a cambio de un punto de reputación.

Alas en posición de ataque!!

Inmersivo y épico

Como muchos juegos, el “Star Wars: Rebellion” tiene sus puntos fuertes y débiles, pero en general me parece un juegazo. En realidad, me parecería un buen juego aunque no fuese de Star Wars.  Claro que hay mecánicas que son mejorables. Claro que hay situaciones particulares en las que existen dudas sobre cómo aplicar las reglas. ¿Y en que juego de este calibre no las hay?. El clásico juego del gato y el ratón. El intentar engañar al contrario para que no anticipe tus movimientos mientras que tu tratas de anticipar los suyos. La sensación de ir cerrando cada vez más el circulo, que cada partida narre su propia historia. Todo eso hace que el juego sea muy inmersivo.

Si, además de jugones, ambos jugadores sois fans de la saga galáctica por excelencia, no solo viviréis momentos épicos si no que, sorprendentemente, tendréis momentos de cierta complicidad con tu adversario. Quieras que no, tiene su punto.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.