House of Cards, temporada 4

House of cards ha regresado, una temporada más, y lo ha hecho por todo lo alto. Quizá me encuentre en pleno estado de éxtasis tras terminar la maratón y no pueda ser objetivo del todo, pero probablemente estemos ante una de las mejores series en curso de la televisión.

rs_560x373-150305110130-hoc_ps3_094_h

Al ser tan reciente, no voy a incluir spoilers en el texto, aunque sí algunas claves sobre lo que podéis ver en esta nueva entrega de las aventuras de Frank Underwood. Lo primero y más importante, por si no había quedado ya lo bastante claro tras la temporada anterior, decir que el protagonista es el personaje de Kevin Spacey es engañarse a uno mismo. Ambos, el matrimonio Underwood que conforma junto a Robin Wrigth, son los protagonistas. Claire Underwood le toma la delantera en muchos aspectos, y lo hace por motivos muy importantes en la trama: Frank ya tiene lo que desea, pero ella tiene que lograr sus propias metas.

Podremos ver cómo la magia que parecían estar perdiendo, esa magia que nos encantó y nos llenó de emociones contradictorias en la primera temporada, ha vuelto. Vuelven a encontrarse tras una crisis importante, tras el trabajo de Claire y el impresionante trabajo de Robin Wright. De Spacey ya sólo esperamos la excelencia, así que es difícil decir que está mejor o peor. Pero la primera dama, ella se está superando. Lo está superando en muchos sentidos.

9a430b50-b30c-0133-b381-0e438b3b98d1

Entre los teje manejes habituales podremos encontrar algunos personajes del pasado que vuelven para atormentar la mente de Frank. Pero también algunas incorporaciones que han enriquecido la mezcla. Como Neve Campbell o Ellen Burstyn haciendo un papelón (como no podría ser de otra manera). Y por supuesto, nuestros queridos Doug (Michael Kelly) y Meechum (Nathan Darrow) que cobrarán una importancia alta, llevando gran peso de las historias principales. Sin olvidarnos de los rivales políticos, como Dunbar y su relación con Remy, o la fiel Cathering Durant. Y otra incorporación, el candidato Conway (Joel Kinnaman) y su deliciosa familia. Todos forman un plantel perfecto en el que el más mínimo fallo supone el fracaso, sobre todo cuando te enfrentas a alguien que siempre va a poder ir un paso más allá que tú. Vuelve nuestro escritor favorito, Thomas Yates, y nuestro periodista al más puro estilo Spotlight, Tom Hammerschmidt.

Sobre la trama en cuestión, recordemos que la temporada anterior cerraba en un punto crítico para el matrimonio Underwood, algo que ahora será desenmarañando y casi arreglado, así como los problemas con algunos de sus rivales para la reelección. Tendremos sorpresas…vaya que si las tendremos…algunas nos romperán un poco por dentro, otras nos harán sonreír con malicia. Decisiones de urgencia, medidas extremas, opciones que sólo los Underwood son capaces de tomar, estratagemas que nos quitarán el aliento y descubrir una vez más que en la búsqueda de poder Claire y Frank no tienen límites. Y una última escena de la temporada que os encantará y os dejará de nuevo un año a la espera.

house-of-cards-season-4

Tras completar la temporada, medité profundamente sobre cuántas escenas y diálogos de diez nos habían dado esta vez. Y aún no he podido encontrar final. Hay momentos en los pasillos de la Casa Blanca maravillosos, Frank y Meechum frente a un cuadro. Frank dirigiéndose a nosotros mientras pasea por los retratos de presidentes anteriores, y finaliza entre Reagan y Kennedy. Claire reencontrándose con Petrov. Esos momentos de Claire con su madre. La lealtad de Meechum, los análisis de Thomas y su desayuno con los Underwood. Las reuniones de Frank con Conway. No hay una línea de más, no hay nada fuera de su sitio. Han conseguido una temporada impecable en todos los sentidos. Sólo puedo añadir que mi voto es para Francis y Claire. Votad por ellos, se lo han ganado.

jesusremis

Me dedico a la escritura, sobre todo de guión de cine y relatos. Pero de vez en cuando me gusta dejar mi opinión sobre comics, series, películas y todo ese frikismo que tanto nos gusta a todos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *