Metrópoli Gijón: Año II, el despertar.

El verano ya está aquí, y con él, la apretada agenda de eventos del freak asturiano. El año pasado, el festival Metrópoli debutaba generando en nosotros sentimientos contradictorios. ¿Habrán sido capaces este año de parchear los problemas organizativos y logísticos que ensombrecieron su debut? KLBA estuvo allí para poder contároslo.

Desde el pasado viernes día 26 de Junio, hasta el domingo 5 de Julio, el recinto ferial Luis Adaro de Gijón dio cabida a la mayor concentración de ocio multidisciplinar de la región. Lejos de reducir la casi inabarcable oferta de entretenimiento que se había ofrecido en la primera edición, este año, la organización ha incluso ampliado las temáticas y especialidades que engloba el festival. El público, por su parte, ha respondido con vehemente satisfacción, y buena cuenta de ello ha dado la enorme cantidad de gente que ha abarrotado el recinto durante la semana larga que éste ha durado (con un total de más de 200.000 visitantes).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y no es para menos, casi se podría decir que, sin importar cuál sea tu afición, encontrarás algo que te atraiga en la enorme oferta del festival: conciertos, charlas, exposiciones, mercadillos, videojuegos, teatro, cine, televisión, radio, cross-fit, bmx, skate, larp, juegos de mesa, maquetas, comic, cosplay…

Durante una semana de locura, uno podía pasar directamente, y sin transición de ningún tipo, de la presentación de un comic a un torneo de bmx, de probar unas Oculus Rift o el Battle Pod de Star Wars a competir en un torneo regional de Heroclix, de ser espectador de un torneo de League of Legends a correr delante de un puñado de zombies, de jugar al Laser Tag a ver una charla de Jeremy Bulloch, para rematar el día tomándose unas cervezas y viendo un concierto de Rosendo (o de Vinila Von Bismarck, o de Los Coronas, o de la Bon Scott Band, o…). ¡Hasta podías pasarte por una barbería a que te arreglasen la barba! Sinceramente, si visitabas el festival Metrópoli y te aburrías, es que tienes un problema.

Pero de todo el festival, para nosotros los frikis,  las auténticas joyas de la corona son la ComicCon y el día Star Wars. Así, a partir del jueves 2 de Julio, el recinto ferial se convirtió para muchos de nosotros en un segundo hogar (de hecho pasamos allí bastantes más horas que en nuestras casas). Verdaderamente, se me hace difícil enumerar todas las actividades en las que participé (o me perdí, porque no pude acudir a todo lo que me hubiera gustado). Si esto sigue así, y la organización continúa trabajando duro, el festival Metrópoli de Gijón se convertirá de aquí a unos años en un peregrinaje obligatorio para el friki patrio, como pueda ser a día de hoy el Salón del Manga de Barcelona.

Los problemas de organización, no obstante, han continuado lastrando el evento. De hecho, nos hemos encontrado con presentaciones o charlas que cambiaban de ubicación y horario y no se le comunicaba a la persona responsable del mismo, o con cambios de lugar y horario que sólamente se transmitían a través de una megafonía que necesita seriamente una visita del servicio técnico. Este es el punto flaco con el que la organización debería lidiar en futuras ediciones. La información del programa oficial no debería cambiarse, y en caso de ser necesaria una reubicación ineludible, es imperativo facilitar información detallada y clara sobre los cambios a todo el mundo. Desde tener carteles informativos bien grandes a la entrada del recinto, a publicar una app para móvil que envíe como newsfeed toda la información de los eventos que se van a suceder y actualice el horario conforme se suceden los cambios, hay un montón de cosas que pueden hacerse para evitar que la gente que acude queriendo ver algo en particular, se lo pierda.

Por otro lado, es de comprender que es imposible que una vorágine como ésta pueda funcionar como un reloj suizo. Obviamente, siempre habrá problemas e imprevistos con los que la organización tendrá que bregar contra reloj. Baste decir que, en comparación con el año pasado, la percepción general es que la organización ha mejorado. Aún tiene que perfeccionarse en algunos aspectos, pero teniendo en cuenta que el festival ha sido mayor y ha englobado mucho más contenido que el año anterior, podemos aceptar que las cosas se han hecho razonablemente bien. Aunque no debe bajarse la guardia.

Quiero destacar también la diferencia que ha supuesto el desfile del día de Star Wars. Desde estas líneas, el año pasado le dábamos cera a la organización como para tres películas de Kárate Kid por culpa del “desfile”. Este año parece que se han puesto las pilas y, tanto desde el propio festival como desde la Orden 66 Asturias, se ha hecho un esfuerzo excepcional para contar con la colaboración de varias asociaciones de todo el territorio nacional, quienes han acudido a la llamada como un solo hombre. No sólo ha habido un montón de gente disfrazada de personajes de la saga durante toda la duración del festival, con quienes podías hacerte fotos, sino que tanto los eventos relacionados con Star Wars, las exposiciones y el propio desfile, han estado varios órdenes de magnitud por encima de lo que se vio el año pasado.

Un aplauso para los chicos de la Orden 66 y para la organización del festival porque han sabido corregir allí donde habían sido más débiles.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y a ti que estás leyendo estas líneas… ¿en serio vas a pasarte otro año esperando a leer otra crónica? No tienes excusa, el 2016 debería ser el año de la consagración, así que prepara tus vacaciones con tiempo para visitar Asturias y no perderte el Festival Metrópoli.

Y en unas semanas… El Celsius

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *