Clásicos del cine: “Eva al desnudo”

Volvemos al cine clásico. Mi recomendación de hoy es Eva al desnudo (“All about Eve” en su original en inglés). Una obra maestra del director norteamericano Joseph Leo Mankiewizc y rodada en 1950.

Es una película brillante, inteligente e irónica sobre el mundo del teatro, las actrices, la ambición y la vanidad.

Cartel de Eva al desnudo

La historia comienza en la entrega de unos premios de teatro, en el que se ve a Eva Harrington, una joven estrella, recoger su galardón. A partir de ahí el resto de personajes nos cuentan, en flashback, cómo esta joven pasa de ser una fan que aguarda todos los días a la salida del teatro para ver a su ídolo (Margo Channing), a ser la actriz del momento.

La película ofrece dos personajes inmortales de la historia del cine: Margo Channing y Eva Harrington.

La primera es una exitosa actriz de teatro lúcida, mordaz, temperamental, pero también a ratos infantil e insegura, que ve como se le escapa la juventud y teme que con ello pueda perder a su vez el amor y el reconocimiento.

Margo está encarnada por Bette Davis con tal autenticidad que es imposible decir dónde termina el personaje y dónde empieza la actriz. En la segunda mitad de la década de los 40 ella misma estaba experimentado el paso del tiempo y sus consecuencias y por esa época vio decaer su carrera y su prestigio. Mankiewizc y Eva al desnudo la devolvieron al primer plano. Davis ofrece un recital interpretativo en uno de los mejores personajes femeninos del cine. Un torbellino.

Irónica felicitación

“Yo no me preocuparía tanto del corazón: siempre puedes poner ese trofeo en su lugar”

Eva Harrington es la aspirante, el lobo con piel de cordero. Anne Baxter será recordada para siempre (con permiso de su Nefertari) por encarnar a la pérfida Eva. Todo falsedad, la suave, dulce y servil jovencita se va destapando como la trepa manipuladora que realmente es a lo largo de la película.

El guión es, junto con los personajes, el punto fuerte de la película. Es perfecto, milimétrico, con unos diálogos inteligentes y sarcásticos que ofrecen unos duelos memorables entre los distintos personajes, que dotan a las frases de un ritmo trepidante. Todo ello presentado en una puesta en escena brillante.

La dirección de actores es impecable, no solo Bette Davis y Anne Baxter hacen las actuaciones de su vida, el resto de actores están a la altura. Destaca George Sanders como Addison DeWitt, un crítico teatral, ególatra, cínico y mordaz, y ojo a la aparición de una bellísima Marilyn en los inicios de su carrera.

Addison DeWitt

De entre todos ellos yo siento debilidad por Birdie, la ayudante y confidente de Margo, interpretada por una estupenda, como siempre, Thelma Ritter. La que primero cala a Eva. Sus diálogos con Margo son un regalo:

Thelma Ritter

“¿Quieres respuesta o una pelea?”

Una película soberbia en su conjunto. El final, redondo, se cierra con un plano antológico.

Abróchense los cinturones y disfrútenla.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *