El panorama nacional del cómic digital.

Tarde o temprano, cualquier persona que se dedique al coleccionismo acaba sufriendo del mismo mal, el problema de espacio. En mi caso concreto, la biblioteca que adquirí hace unos años está a rebosar de cómics.

Antaño compraba mensualmente los cómics de “Spiderman”. Un tomo al mes que iba guardando en algún lugar de las estanterías de mi habitación, ocupando al principio muy poquito espacio. Con el paso del tiempo, y tras la compra de piso propio, adquirí una estantería donde poner mis libros de lectura y cómics, y como siempre sucede, más espacio significa que puedo comprar más colecciones sin problema: – “Total – me decía yo – ahora tengo mi propia casa y puedo hacer lo que quiera”.

cómics

Parte de la biblioteca a rebosar de cómics.

Tener todos los cómics de “Spiderman” es muy bonito,  y conseguir todos los números, incluido aquel histórico “Amazing Fantasy 15” (primera aparición del arácnido), era puro coleccionismo. Completar la colección me ha costado dinero, tiempo  y espacio. Pero, hey, sin problemas. Hablando con mi mujer acordamos en comprar una gran biblioteca donde poder tener todos mis cómics ordenaditos. Una vez adquirida, montada y organizada te das cuenta que…. TENGO MUCHO MÁS ESPACIO!!.Ale, a “Spiderman” le siguieron unos cuantos mangas, “100 balas”, “Sojourn”, “Vengadores”,… y un largo etcétera. Pero el tiempo pasa y el espació que un día pareció ilimitado, inexplicablemente empequeñece.

Ahora el problema radica en que el piso ya está amueblado, y que también estamos buscando donde poner otra vitrina para colocar las figuritas de superhéroes que también colecciono. Así que cuando uno lleva una hora buscando que mover/tirar para guardar más cómics, respiras hondo, y tomas la decisión más dura que puede dar cualquier coleccionista. A TOMAR POR EL SACO!! Ya no compro más cómics!!!…, acabo las colecciones que falten un par o tres de tomos para completar, y todo lo demás lo compraré en formato digital.

Vamos, que creo yo que es la decisión más sensata. En la época en la que estamos hay que actualizarse o morir. Y no señores, muchos podréis pensar que mi intención era tirar de scaneos guarros en plan pirata, no, mi intención era adquirir los cómics legalmente e ir guardándolos en un disco duro que guardaría en la misma biblioteca donde tengo los de formato físico.

El ser pirata es muy cómodo y a muchos se les llena la boca cuando te comentan, en tono jocoso, que la película esa que vistes en el cine, él se la bajó de Internet hace meses a una calidad “buena”. Pues a mi me parece muy bien, si son felices….. Personalmente considero que el cine es caro, pero que la experiencia que aporta ver una película en pantalla grande no te la da ni la mejor televisión del mercado. Así que por mi parte considero que hay ciertas películas, llamémoslas por su nombre, Blockbusters, que se disfrutan más en el cine, y después hay otras que se pueden ver tranquilamente en la comodidad de un sofá. Y volvemos a lo mismo, en mi caso, pago religiosamente por una televisión digital, con opción de Video Bajo Demanda, cuando otros siguen predicando que se lo bajan gratis. Yo a todas esas personas les digo que el bajar películas o series de Internet sólo les veo sentido  en el supuesto caso de: que te perdieses el pase de un capítulo de tu serie favorita y ya no van a emitir ninguna multidifusión más; o cuando deseas ver una película que hace mucho fue descatalogada y se hace imposible su alquiler/venta por cualquier medio legal. Entonces si que veo en Internet un gran aliado, porque siendo francos, cuando ya has agotado las opciones convencionales a tu alcance,  estoy de acuerdo que si quieres ver esas series/películas, no te queda otra.

Los piratas que más nos gustan ver en el cine.

Los piratas que más nos gustan ver en el cine.

Hablando de la piratería, hay gente que hasta incluso se descargan libros para su ebook, alegando que el precio en soporte físico y electrónico es el mismo, con lo que a ellos eso les parece  injusto. Que si…, vale…, comparto su cabreo, pero la solución no es en ningún caso la de descargar ilegalmente una obra y disfrutarla a precio cero. Como digo habitualmente, la solución pasa por comprar los libros que consideres que tienen un precio justo, o disfrutar de la multitud de obras gratuitas que muchos autores ponen a nuestra disposición. En mi caso, alguna vez he tenido que visitar alguna tienda especializada fuera de mi ciudad, por ejemplo Gigamesh en Barcelona, para conseguir libros descatalogados que tenía ganas de leer. Si es cierto que acostumbro a comprarme los libros en ediciones físicas con tapa dura e ilustraciones, y paralelamente  consigo una copia en soporte digital para poder disfrutar de la lectura sin que mis muñecas se vean afectadas por el peso de tamañas obras (véase “Canción de Hielo y fuego”). Y como suele pasar, si un libro no lo encuentras en Gigamesh, o tienda similar, tendrás que tirar de Internet, porque siendo sinceros, entonces no te queda otra.

Lo de los cómics ya es un universo aparte. Existen multitud de comunidades bien organizadas que se dedican a scanear, traducir y maquetar los cómics, consiguiendo que a los pocos días de lanzarse un numero en el país de origen, tenerlo traducido al castellano y a disposición de toda la red. Personalmente estoy en contra de esta práctica, pero también considero que en alguna ocasión he tenido que tirar por esta vía para poder disfrutar de alguna obra. Este fue el caso de “Sojourn”, una cómic editado en su país de origen por Crossgen, editorial que cerro hace años y que como consecuencia produjo el cese de sus publicaciones periódicas en nuestro país. Gracias a Internet y a estas comunidades, no hace mucho pude disfrutar de los números que nunca llegaron al mercado español, traducidos y maquetados de forma muy profesional, dándome la posibilidad de poder leer la obra completa (aunque, debido al cierre de la editorial, los dos últimos números de esta colección sólo son los esbozos de como querían sus autores acabar la historia). En estos casos, por mucho que me considere una persona del todo legal, no me quedo otra.

Pero a lo que íbamos, que el tema de la piratería da para mucho y no es de lo que quería escribir…, quería adquirir los comics que hasta ahora compraba en la tienda especializada, pero en soporte digital. Me dirijo directamente a Panini, que es la actual distribuidora de Marvel en España, y cual es mi sorpresa cuando me topo con la noticia de que su tienda online de cómics digitales había cerrado. Panini Digits había estado operando durante un año, comercializando cómics a un precio más económico que en tiendas, lo cual era un buen aliciente, pero por el contrario, no podías descargar la compra, haciendo que para su lectura tuvieras que hacer uso de una aplicación. ¿El problema? Que el comprador se siente frustrado ante la imposibilidad de conservar sus adquisiciones.

Panini comunicando que cierra su tienda de cómic digital y mandándote a Francia e Italia a comprar, con dos coj*^¨:_

Panini comunicando que cierra su tienda de cómic digital y mandándote a Francia e Italia a comprar, con dos coj*^¨:_

Esto me dejó perplejo, pues no veía viable comprar mis cómics de “Spiderman” en este soporte. Pero no cese en mi empeño y seguí buscando tiendas, hasta que me topé con Koomic. Una tienda que tenía lo que yo buscaba, y por lo pronto prometía. Entre su catálogo vi que tenían la serie “Invencible” (serie que ahora mismo compro) y que su precio era bastante bueno, 1,79€ por número, e incluso el primer número era gratuito. Buena iniciativa, buen precio,…. pero un gran problema. La seria lleva actualmente 90 números publicados en España, pero en digital van por el 74. ¡Tengo que esperar más de un año para seguir la colección que ya de por si lleva un atraso considerable con respecto a su edición Americana!. Mi frustración iba cada vez a mayores. En la tienda online de PlanetaDeAgostini encontré otra de mis compras habituales, “The Walking Dead”, pero aquí el asunto era mucho peor. En mi biblioteca tenía hasta el número 126, pero su publicación digital aún andaba por el 54. WTF!!!

De verdad es que el panorama del cómic digital está muy mal en este país. Se me cae el alma cada vez que miro la página oficial de Marvel o semejantes y veo que tienen todo su catálogo en formato digital, mientras aquí las distribuidoras aún van tanteando a los compradores. Tenemos un mercado con muy pocas opciones, un catálogo mas bien escaso, y con unos compradores que desconfían totalmente a la hora de usar estos nuevos medios de distribución.

De verdad que me da rabia decir esto, pero visto lo visto, si alguien quiere desfrutar de cómics en formato digital, no te queda otra.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Bardo dice:

    Un simple apunte… por mucho que se empeñen en metérselo en la cabeza a la gente, las descargas, hoy por hoy y en este país, no son ilegales. Ilegal es la distribución de una obra de la que no se disponen derechos con el fin de obtener un lucro económico. Descargarse un cómic, película o libro es lo mismo (legalmente hablando) que pedírselo prestado a un amigo; simplemente la tecnología ha roto todas las barreras físicas de dicho hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.