Crítica: “Vengadores: La era de Ultrón”

Casi un año esperando el estreno de la secuela de “Vengadores”, tiempo que ha servido a Marvel, o mejor dicho, a Disney para hypearnos hasta el hastío. Quizás una sobresaturación de trailers, teaser e imágenes promocionales han jugado en su contra. Por un lado, las expectativas por esta nueva aventura delos Vengadores habían subido sobre lo más alto que el cine de superheroes había mostrado hasta la fecha, por otro lado, la sobresaturación de información daba ya poco margen a la sorpresa. Aunque imagino como funciona la mente de los productores, “echa más leña al fuego que lo importante es que hablen de nuestra película”, así que fans de “Star Wars” id preparándoos para la inminente llegada de cantidades ingentes de imágenes y nuevos trailers de la nueva peli de JotaJota.

Pero centrándonos en “Los Vengadores: La Era de Ultrón”, y prometo no hacer spoiler sobre su argumento, lo más interesante es su respeto a la continuidad del mundo superheroico cinematográfico que se inició con aquella primera entrega de “IronMan” en 2008. Desde entonces, bien mediante sus escenas post-créditos, o sus referencias dentro del metraje, hacían de todas las películas de superheroes Marvel, un conjunto que tendrá su culminación en un futuro ya planificado. Es por ello que podríamos decir que estamos, no ante una secuela de la primera Vengadores, si no de la continuación de “Capitán America: El soldado de Invierno“, ya que todo lo allí sucedido tiene un gran peso en el argumento de esta nueva película.

La humanización de los superheroes y uno de los momentos más divertidos de la película.

La humanización de los superheroes y uno de los momentos más divertidos de la película.

En esta nueva entrega, el grupo de superhumanos tiene que hacer frente a una nueva amenaza, Ultrón. Si habeis podido ver algún avance de esta nueva entrega, habréis notado que estamos ante un rival de gran fuerza y mayor inteligencia. Un digno contrincante que pondrá en jaque al grupo liderado por el Capi. Este reverso oscuro de Pinocho, al que ha dado vida el actor James Spader, y sobre el que se apoya casi todo el argumento de la película, me ha parecido bastante fallido para lo que me esperaba. En primer lugar su origen es bastante forzado e inverosímil, aunque cosas peores he leído en cómics de Marvel, y si bien un mal inicio es compensado por un buen desarrollo, al final todo es perdonado. Pero el problema de Ultrón es que nunca podrá vencer a su enemigo directo, y no me refiero a algún superheroe del staff, si no al gran Tom Hiddleston y su interpretación de Loki. El recuerdo del villano de la primera entrega, así como de las dos películas de “Thor”, dejan a Ultrón como un mero enemigo de segunda.

En la parte protagonista repite el mismo elenco que en películas anteriores, y con acierto, Whedon vuelve a hacer malabares para intentar no descompensar a nadie y hacer que los protagonistas sean los Vengadores al completo. Esto, que es algo que ya vimos en la primera entrega y que se ejecutó con total acierto, no se ha realizado tan acertadamente en la secuela. Si es cierto que se indaga de nuevo en la personalidad de cada uno de los componentes para impregnarlos de esa humanidad que parece perdida al protagonizar una cinta donde prevalecen los mamporros y los efectos especiales. Incluso se hace más hincapié en los personajes más débiles en poderes, y por ende,aparentemente menos queridos por el público, para mostrar al espectador que ellos también cuentan. Pero ¿qué sucede cuando tienes que tratar por igual a un grupo compuesto por IronMan, Capitán América, Thor, Hulk, Viuda Negra, Ojo de Halcón,… y encima profundizar en el origen y personalidad de nuevos integrantes?, pues que alguien se resiente, y el que se ha visto más afectado por los obligados tijeretazos de metraje ha sido Thor. El personaje interpretado por Chris Hemsworth, llegado a un punto de la trama, va de aquí para allá sin sentido alguno, y al momento sauna me remito. Todo el rato dando tumbos sin tener una referencia clara de que papel esta desempeñando en ciertos momentos el Dios del Trueno.

La bruja escarlata, uno de los mejores añadidos de esta nueva entrega.

La bruja escarlata, uno de los mejores añadidos de esta nueva entrega.

Por otro lado destacar la buena actuación de Elizabeth Olsen como la joven Maximoff, un personaje que ha sabido destacar ante el de su hermano, interpretado por Aaron Taylor.Johnson, que ha quedado relegado a un segundo plano debido, tanto a su nivel interpretativo, como al buen recuerdo que dejo el Quicksilver de Evan Peters en la última entrega de los X-men.

Una de los cosas que me gustaron más de esta secuela, y que seguramente provocó tanto problema de guión, fue el innumerable cameo de personajes del universo Marvel cinematográfico. Desde el imprescindible Nick Furia, pasando por secundario de la grandeza de Heimdall, hasta personajes menores que han conseguido serie de televisión, como la Agente Carter. Pero lo que en mi cabeza no cabe es la ausencia de un personaje que ha salido en casi tantas películas como Nick Furia, hablo del Agente Coulson. ¿Cómo han desaprovechado la ocasión de meter al menos un personaje de la serie “Agentes de S.H.I.E.L.D”, para relanzar la serie como en su día hizo la segunda parte de Capitán América?. Una oportunidad perdida de una, más que necesaria, realimentación sobre la serie, que durante este último tramo de temporada ha bajado bastante el listón.

Quizás os pueda dar la impresión de que la película no me ha gustado nada, pero no es así. La he disfrutado un montón y recomiendo encarecidamente su visionado, pero desde mi punto de vista no la considero tan buena como lo visto hasta ahora. Tiene acción, desmesurada; humor, pero no tanto como en su primera entrega; una buena historia, ensombrecida por anteriores películas de la propia Marvel; superheroes, más y mejores… Y he aquí el que yo creo el gran problema que ha arrastrado a la película. Meter tanto personaje un una misma trama ha pasado factura al guión, aunque estoy seguro que en algún momento veremos una versión extendida donde su metraje extra conseguirá explicar la historia con más claridad y completar pequeñas escenas para que queden menos atropelladas. E incluso podamos disfrutar de la frase final al completo (los fans de los cómics ya me entendéis).

Como decía Superratón “No se vayan todavía, aún hay más”, y es que quiero decir una cosa de la escena post-creditos. Sobra. Si bien el no-lector va a quedarse igual tanto si la ve como si no, el fan o lector de cómics YA SABE HACÍA DONDE VA TODO ESTO…, así que ¿Para que me enseñas algo que ya damos por sentado?. Con lo bien que hubieseis quedado enseñando la última adquisición de Marvel (a buen entendedor, pocas palabras bastan).

Idos quedando con la copla....

Idos quedando con la copla….

En resumen, una buena película de superheroes pero que no ha superado mis expectativas. Me lo pasé mucho mejor con “Los guardianes de la galaxia“. Ahí queda eso.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *