Crítica: “Tortugas Ninja”

Hace días que no os traemos una crítica de cine, y esperemos que no nos juzguéis por la que os traemos hoy. Pero siendo francos, tener que elegir algo que ver con los más pequeños de la casa, y que pueda también ser del agrado de los mayores, a veces se hace un poco imposible. Así que elegir “Tortugas Ninja” como película para ver mi hija y yo no parecía mala idea. Hacía pocas semanas habíamos disfrutado de la primera de las películas  hecha en los años 90, así que no había más que discutir.

Mi hija iba encantada, pero por mi parte no me esperaba una gran película. De momento ya iba con mis propios prejuicios, y no es para menos, ¿por qué los llaman “Tortugas Ninja” solamente? ¿Ya no eran ni adolescentes ni mutantes?. Bueno, aceptamos “barco” como título para resaltar que estamos ante un reboot.  Obviemos que la nueva cinta está producida por Michael “explosiones” Bay,… oye hija, ¿no te apetece ver “Los Boxtrolls”?…. pensamiento tardío, y con la sala llena a rebosar de niños, empieza la película.

Son Tortugas, son ninjas, son mutantes, son adolescentes, pero ante todo, son feas de coj+´<ç*.

Son Tortugas, son ninjas, son mutantes, son adolescentes, pero ante todo… feas de coj+´<ç*.

El inicio es del todo correcto. Al igual que la cinta original, empezamos viendo un par de peleas contra los malos, “el clan del pie”, por parte de unos desconocidos héroes, todo ello desde la atenta mirada del único acierto del casting, Megan Fox, interpretando a April O’Neil, la cual, me atrevo a decir que es como Robert Downey Jr. para Tony Stark, ha nacido para interpretar ese papel.

Y a partir de aquí mi infancia fue sodomizada a través de los ojos. El origen de las tortugas es de carácter alienígena…. que cuando leí rumores sobre ello, pensé que algo aportaría a la historia, pero no, está ahí, simplemente porque mola más. El diseño de los personajes no tiene nada que ver con los originales, se han modernizado demasiado para mi gusto. Y por supuesto, digitalización a cascoporro. Más de la mitad de los personajes de la película están hechos por ordenador. Y si estuvieran bien, vale, pero es que se nota a leguas el mal acabado de algunas escenas: momentos como el de April mirando fijamente a Splinter, y tu  preguntando ¿Dónde mira esta chica?, mírale a los ojos…. Coñe!!. O cuando tenemos algún flasback en el que vemos a las tortugas durante su infancia…. ¿Qué tipo de guano es eso? he visto producciones televisivas con mejores acabados.

Me abstengo resumiros el absurdo argumento de “Tortugas Ninja”. Eso si, no os preocupéis, si os habéis ausentado de la sala para potar, bien sea por el parkinson que sufría el cámara durante todo el metraje, o por la masiva ingesta ocular de CGI`s mal acabados, no pasa nada, que los malos de la peli os explicaran su plan de destrucción masiva.

Como odio esas secuencias en que, una vez los héroes de la película están al borde de la muerte, el malo de turno se pone a explicar su plan secreto. Pues no contentos con meter un par de secuencias de estas, en “Tortugas Ninja” van más allá, y en una de esas escenas, el malo malísimo mata a uno de sus esbirros, simplemente para poder explicar más gráficamente su malévolo plan.

Así que no es de extrañar que a mitad de película estuviera recordando a Leonardo, Michelangelo, Donatello, Raphael, y en especial al Splinter que realizó tan brillantemente, antes de su muerte, el gran Jim Henson. Que si, que parecían muñequetes, pero estaban tan bien hechos que, con un poquito de imaginación te los creías.

Ni punto de comparación oiga.

Ni punto de comparación oiga.

Como podéis comprobar, la película me pareció un pestiño de mucho cuidado, aunque no se si el problema era la cinta en si, o en mi, que ya no estoy hecho para este tipo de producciones. En cualquier caso, hay que decir que tanto mi hija como todos los críos que inundaban la sala de cine disfrutaron con las Tortugas de marras. Por mi parte, si tengo que destacar algo positivo de la cinta, son las bromas y momentos de humor que siempre han caracterizado a nuestros acorazados  héroes, y que, dejando de lado todo lo malo, consigue que estés entretenido durante los 101 minutos que dura la película.

Pero si después de mi critica pensáis que es mejor quedaros en casa e invertir el dinero en otra cosa, aquí os dejamos el famosos gag del ascensor del que todos los críos hablan tras ver la película:

Para los que como yo hayan sufrido con el visionado de “Tortugas Ninja”, sólo una cosa más, en 2016 nuestros hijos volverán a gritar Kowabunga en los cines….. UFF!!!

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Ulvien Moonshine dice:

    La verdad que es maleja, pero entretiene a ratos y si que se nota en exceso al CGI. Eso si, a mi Megan Fox me parece un bluff como actriz, no me gusta nada, excepto físicamente claro esta, pero tampoco enseña mucha chicha. Ya había visto fotos de Shredder y si, queda tan ridículo como parecía. Los combates si me gustaron un poco y tiene golpes graciosos como dices, el mejor, el guiño a Usagi 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *