Crítica: “El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares”

Existen ciertos directores y guionistas de cine de los que no suelo perderme ninguna de sus obras, pero siendo sinceros, muchos de ellos han ido perdiendo la frescura que en el pasado los hicieron merecedores de esa fidelidad mía hacia ellos. Así que, como en el caso de hoy, uno va al cine cruzando los dedos para que aquella grandeza descubierta antaño siga estando patente en las películas actuales. No había sido el caso en las últimas creaciones de Tim Burton, pero con el trailer de “El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares” vi las posibilidades que ofrecía la historia y que visualmente se acercaba a ese universo tan personal y peculiar que en el pasado había encandilado a toda una generación.

La película nos narra la historia del joven Jacob (Asa Butterfield), quien descubre que su abuelo (maravillosamente interpretado por Terence Stam) ha fallecido en extrañas circunstancias. Éstas le llevan a Jacob a creer en todas las historias que le contaba su abuelo antaño, sobre un orfanato habitado por niños muy especiales. Con tal de dejar claro que todos estos cuentos contados por el abuelo son sólo fantasía, el padre de Jacob (Chris O’Dowd) decide acompañarlo hasta la isla donde supuestamente está el orfanato. Una vez allí, el joven protagonista descubrirá que todas esas fantasías son una realidad, y que deberá ayudar a la matriarca, Miss Peregrine, a luchar contra los huecos; unos extraños seres que sólo él puede ver y que pretenden apoderarse de los niños peculiares.

Los que pretendáis ir al cine a ver de nuevo al antiguo Burton, id tranquilos. El director despeinado vuelve a maravillarnos con una fabula, que aunque está basada en la novela homónima escrita por Ransom Riggs, parece una mezcla de sus mejores películas. Tiene ese estilo gótico tan personal con el que impregnó sus primeras obras, una historia de amor imposible como en “Eduardo Manostijeras”, stop-motion como en “Pesadilla antes de navidad”, monstruos patilargos como en “Bitelchús”, una pandilla de freaks como en “Big Fish”,… En resumen, Burton en estado puro.

Eva Green se come la pantalla en cada escena en la que aparece.

Eva Green se come la pantalla en cada escena en la que aparece.

Pero aunque la película tiene todos los ingredientes para gustarnos, hay cosas que fallan. Y es que la ausencia de Danny Elfman tras la música de una película de Burton, se nota. La banda sonora es bastante plana y se hecha en falta las clásicas voces acampanadas tan características de otras fabulas que ha firmado Burton. Normalmente para escribir las criticas de las películas me sueno poner su música de fondo, y para que os hagáis una idea de cuanto me ha marcado la de Miss Peregrine, los estoy haciendo mientras escucho algo random en Spotify.

Otro gran error ha sido la duración del metraje. Las más de dos horas de película han jugado en su contra y han provocado que el primer acto fuese demasiado largo. Esos si, una vez están todos los elementos en el tablero, tengo que decir que todo el tercer acto se me antojado fabuloso. Pero para llegar a ese punto hemos cogido el camino más largo, y eso ha acabado pasando factura a la valoración final del viaje. Por otro lado está el tono. Me ha dado la impresión que no sabían a que público iba dirigida la película. En un principio parecía que los niños eran el público objetivo, pero esa idea me pareció fuera de lugar cuando veía en pantalla, literalmente, como los malos se comían los ojos de los niños peculiares.

Sobre los actores, poco que decir; todos correctos, destacando de entre todos el reparto a Eva Green, y por poner algún pero, Chris O’Dowd, que no se vosotros, pero a mi no me a parecido que supiera hacer de padre.

Los X-Men de Tim Burton.

Los X-Men de Tim Burton.

En resumen, una película que parece una mezcla de los Hits de Burton, intentado imitar a los X-men, con homenajes como el que se marcan a “Jasón y los Argonautas” con la batalla de los esqueletos, pero que falla sobretodo en el sazonado musical, y en la cantidad excesiva de metraje. Pero bueno, esa es mi impresión, pues si algo me sorprendió al finalizar la película fue el aplauso general (igual celebraban que por fin llegaran los créditos finales, no se). Eso si, si os gusta Burton tenéis que verla, al menos una vez. No es lo que esperábamos, pero se acerca bastante.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *