Crítica: “El séptimo hijo”

No suele pasar que una cinta de corte fantástico, ambientada en la época dorada de espada y brujería, con protagonistas que se baten sus fuerzas con dragones y seres impíos, sea la elegida por mi esposa e hija como la siguiente película que ver en el cine. Así, que ante este panorama, yo no me iba a negar.

espectro

El libro sobre el que se basa “El séptimo hijo”.

“El Septimo hijo” es otra adaptación de una saga literaria que tan acostumbrado nos tiene últimamente Hollywood. En este caso se trata de “Las crónicas de Ward“, y más concretamente de su primer libro “El Aprendiz de Espectro” escrito por Joseph Delany. A los que como yo, la adaptación de una saga de libros le sirva como escusa para adentrarse de nuevo en el fascinante mundo de la literatura y leerse antes las obras originales que las, en muchos casos mediocres, adaptaciones a pantalla grande, malas noticias: de los más de 13 libros que consta actualmente “Las crónicas de Ward”, sólo existen tres traducidos al castellano. Por si os sirve de consuelo, por lo que he podido ver, son libros bastante cortos y fáciles de leer en su ingles original.

El maestro Gregory es un caballero que siglos atrás capturó a la malvada bruja Madre Malkin, pero, tras la llegada de la luna de sangre, consigue escapar de su prisión. Ante la noticia de su fuga, y tras la muerte de su actual aprendiz, al maestro Gregory no le queda otro remedio que reclutar a un nuevo súbdito, un séptimo hijo de un séptimo hijo, y prepararlo para la batalla contra Madre Malkin y sus temibles seguidores.

El director de esta cinta de aventuras y fantasía es Sergey Bodrov. Quizás su nombre pueda pasar desapercibido, pero es bastante conocido por sus nominaciones al Oscar de mejor película de habla no inglesa con “El prisionero de las montañas” en 1996, y con “Mongol” en 2007, así que por lo menos podemos asegurar que la producción de “El séptimo hijo” no ha caído en malas manos. Además, la cinta cuenta con un reparto de lujo, el ganador del Oscar por “Corazón rebelde”, Jeff Bridges, da vida al maestro Gregory, y Julianne Moore, es la elegida para interpretar a la malévola Madre Malkin. A destacar la aparición durante los primeros minutos de metraje de Kit Harrington, mas famosamente conocido como “No sabes nada Jon Nieve”, al que olvidamos tan pronto como aparece en pantalla su sucesor, Ben Barnes, quien ya hizo sus pinitos en el cine fantástico, dando vida a Caspian en otra saga, ya olvidada por muchos, “Las Crónicas de Narnia”.

Sobre la película, personalmente esperaba mucho más. La premisa es buena: el maestro Gregory es un Espectro, personaje que, ayudado siempre de un fiel discípulo, se dedica a recorrer el mundo y ayudar allí donde se le necesite para combatir el mal, quien siempre es personificado por alguna bestia, espíritu o ser maligno. Este Espectro recuerda bastante al personaje de “El brujo”, protagonista de otra gran saga de libros, y sobre la que se basan los juegos de “The Witcher”, o a los hermanos Winchester en la serie de televisión “Supernatural”, así que, aunque las comparaciones son odiosas, siempre se espera que lo nuevo supere o iguale a otras obras de corte semejante, pero no es así. El gran problema de “El séptimo hijo” es la falta de ritmo, aventuras, y por que no decirlo, humor.

También hay una trama romántica, pero le falta amor.

También hay una trama romántica, pero le falta amor.

Si algo quiero destacar es su cuidada ambientación y sus acertadas localizaciones. No se si es que ya estaba cansado de los cromas de “El Hobbit“, pero lo que si es cierto es que tener en pantalla la visión de parajes naturales (aunque seguramente esté todo retocado) me recordaron bastante a los que vimos en “Willow”; maravillosos. Siguiendo en lo visual, los efectos especiales son bastante mejores de lo que esperaba; se notan pero, como he dicho antes, después de ver “La batalla de los cinco ejércitos” cualquier cosa te parece mejor.

La narración, como he dicho, es un poco abrupta, con presentaciones de personajes demasiado largas, dejando poco metraje para la acción y la aventura. Seguramente el problema radique en el libro, y han pretendido ser fiel a este, pero lo que si está claro es que es inconcebible el hecho de que se presenten tantos personajes, malvados en su mayoría, con poderes que harían temer al propio Gandalf, y que finalmente sean relegados a batallas menos espectaculares de lo esperado. No entiendo como se desaprovecha tanto ser maléfico, que te da para, individualmente, plantarle cara al maestro Gregory, en una batalla final que se me antojo algo rápida y atropellada.

En definitiva, “El séptimo hijo” es un conjunto de buenas ideas mal ejecutadas y que de seguro repercutirá en que no veamos más adaptaciones de esta saga literaria. Un entretenimiento para ver un fin de semana sentado en el cómodo sofá de casa.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *