Cine de verano (1/2). Las decepciones.

Si una cosa caracterizan mis últimos veranos, son las múltiples veces que me paseo por las salas de cine. Es cierto que ya de por si era un habitual consumidor de cartelera veraniega, pero tener una hija de nueve años hace que muchas veces ver una película en pantalla grande sea casi de obligatoriedad. Eso si, tengo que puntualizar que debido a esto he tenido que cambiar un poco los hábitos de consumo, derivando casi siempre a producciones algo más infantiles. Esto que a priori puede ser un fastidio, yo me lo tomo como una oportunidad de descubrir alguna maravilla oculta (aunque de momento no se ha dado el caso).

Una vez puestos en situación os hago un repaso de lo que, un presente y su hija (y en ocasiones con la madre y esposa), hemos visto durante estos días, evitando así el sofocante calor.

Campanilla y la leyenda de la bestia:

¿La vuelta ciclista no te provoca sueño?. Prueba con Campanilla.

¿La vuelta ciclista no te provoca sueño?. Prueba con Campanilla.

Entiéndase que no fui al cine expresamente a ver esta película, como buen padre, este es un producto al que sueles verte arrastrado por tu hermosa hija a la que a veces tienes que hacerle concesiones.

Séptima película de la franquicia que tiene como protagonista a Campanilla (aunque en esta última delega el protagonismo en otra hada amiga) y sus amigas voladoras. Poco que explicar si alguna vez habéis visto alguna de las anteriores entregas.El argumento gira en torno de un misterioso monstruos que puede llevar a la destrucción el valle de las hadas, todo ello para resaltar valores como la amistad y la confianza,… vamos, lo mismo que se ha visto en las seis entregas anteriores. Y es que estamos ante un producto dirigido a un público infantil (quizás demasiado infantil para mi gusto) y que parece estancado tanto a nivel argumental como técnico. Cierto es que su historia es simple, pues es para el público que es, y parece sacado de un episodio de serie de dibujos estándar, pero que su animación no haya mejorado mucho o nada desde 2008 (fecha del estreno de la primera entrega), reafirma mi convicción de que estamos ante un sacacuartos (y como les siga funcionando, tenemos Campanilla para años). A su favor tengo que decir que he visto producciones dirigido al público infantil mucho peores, ahora me viene a la memoria la aberración que hicieron en “La abeja Maya. La película”.

No voy a perder más tiempo analizándola. Da lo que anuncia, diversión para los peques y una buena siesta para los adultos.

Los Minions:

Por fin entramos en materia interesante. Los pequeños Minions que habían conseguido ser famosos por sus apariciones en las dos películas de “Gru, mi villano favorito”, prometían mil y una risas en un nuevo film protagonizado enteramente por estos pequeños ayudantes. Además, el trailer de lanzamiento y los diferentes anuncios posteriores estaban a la altura de lo esperado, así que ¿Estábamos ante la película definitiva de estos personajes?. Pues no, al menos bajo mi punto de vista.

Una demostración más de como los trailers tienen las mejores partes de una película.

Una demostración más de como los trailers tienen las mejores partes de una película.

Menudo chasco. Con la de millones de veces que las productoras nos han hecho lo mismo, y me la colaron de nuevo. Como si de una mala película de Adam Sandler (¿Tiene alguna buena?), nos metieron los mejores gags en los anuncios y dejaron la morralla para los que picamos. Personalmente me aburrí mucho en el cine. Lo bueno ya lo había visto, y todo lo demás me pareció relleno. Es cierto que la historia está bien, pero es que es otro “Gru” sin Gru, y yo quería ver minions y sus tonterías, que siendo sinceros, las hay, pero mucho más ligeras de lo que me esperaba.

En resumen, el chocolate está bien en pequeñas dosis, comerse seis tabletas cansa y acabas aborreciendolo (bueno, no se si fue eso o es que este chocolate no era tan bueno como parecía). Con los minions pasa lo mismo, una hora y media de píldoras amarillas es quizás demasiado, mejor en dosis más comedidas.

Jurassic World:

Para completar el trió de las decepciones veraniegas, tenemos la nueva entrega de Jurasic Park.
Quizás el gran problema de esta película son las altas expectativas con las que uno entra a la sala de cine. Y es que no es para menos, por un lado tenemos al actor de moda, Chriss Pratt, que tendrá que vérselas con innumerables amenazas en forma de dinosaurios. A esto sumarle el factor nostalgia y las ganas de ver una buena película que sepa combinar adecuadamente la acción y la aventura. ¿Qué podría salir mal?. Pues no lo se, pero lo que si es cierto que me esperaba mucho más de “Jurassic World”.

Una de las cosas que más me han repateado de esta nueva entrega es el mal uso de la mítica banda sonora que en su día compuso (poneos todo en pie) John Williams, y que en esta entrega se encarga de adaptar el colega de Jota Jota, Michael Giachino. Si bien en la primera entrega había ciertas partes de la partitura que ayudaban a ponerte los pelos de punta, ya que la imagen y la música iban al unisono, en “Jurassic World”, estos mismo compases están mal implementados. Hay escenas en que escuchas ciertas piezas que te hacen presuponer que algo grande se aproxima,… pero entonces no pasa nada, ¡ARGH!.

No tengáis miedo niños, los dinosaurios no comen menores de edad.

No tengáis miedo niños, los dinosaurios no comen menores de edad.

No voy a profundizar en el argumento, pero si en el detalle importante por haberse visto ya en multitud de veces. ¿Qué puedes hacer cuando los mismos monstruos ya han sido usados en diferentes entregas y quieres innovar?. Fácil, sacas el mismo bicho, pero modificado genéticamente…. Que original, OIGA!!.

Hablando de su guión. Desde mi punto de vista no encontraron un equilibrio global adecuado con respecto a la “violencia” de la película, y me explico. Por un lado tenemos a multitud de saurios comiendo gente, eso si, todo muy light, aunque el crujir de los huesos humanos se oían perfectamente. Por otro, tenemos a la pareja de pre-adolescentes que van a salvarse de mil y un peligros sin recibir ni un mordisco. A ver señores, o me hacen una película mas cercana a lo real, subiendo la calificación de la cinta, o algo mas ligero, como la primera entrega dirigida por Spielberg, donde sólo se vio como se comían un lavabo con un tío dentro. Vamos, que me dió la sensación de que estaba viendo el peliculón de Antena 3 y de pronto me cogía mi hija el mando y cambiaba a Disney Channel.

Pero vamos, con todos sus fallos sigue siendo entretenida.Un Blockbuster más que olvidaréis a los dos días.

Menudo verano de guano ¿verdad?. Bueno, no todo fue tan mal, y para demostrarlo en breve os traeré  la segunda ración de cine de veraniego. Las buenas.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.