Breve crítica: “Ocho apellidos vascos”

“Ocho apellidos vascos” es la película del momento. El boca a boca ha conseguido que semana tras semana su recaudación vaya en aumento, cosa de la que nos alegramos, pero ¿es tan buena como dicen?.

Si, ya se que acabamos de perder el poco prestigio que tenemos y que nos hemos vendido vilmente al cine más comercial en contra de obras mas frikis y selectas como se espera de una página como KLBA. Pero es que nos vemos en la obligación de hablar de esta película ya que todo el mundo que la ha visto la recomienda a sus amigos, produciendo ésto, una reacción en cadena similar a la de la expansión de un virus mortal a escala nacional. Así que aquí estamos nosotros para deciros lo que realmente veréis en “Ocho apellidos vascos”, por que, seamos sinceros, la película te la han vendido, o te la van a vender, así: “…. unas risas, el Koldo…. el Koldo….. juas”, “el chico lo hace muy bien….. jajajaja”, “… le dicen: ¿Te pongo Kortatu?, y le responde: No, ponme aceitunas….. JAJAJA”.

Digamos las cosas tal como son. El argumento gira en torno a Rafa (Dani Rovira), un joven señorito andaluz al que le gusta el fino, la gomina, el Betis y, ante todo, las mujeres. Para ello hace uso de su cuidado look y su labia. Un día se cruza en su camino Amaia (Clara Lago), una chica vasca a la que es incapaz de conquistar, y con la cual sólo consigue compartir la cama. Pero Rafa se ha enamorado locamente de ella, así que cuando la chica vuelve a su pueblo, él viaja hasta “las Vascongadas” para tener una segunda oportunidad y conquistar su corazón.

Argumentalmente no quiero explayarme más por miedo de soltar algún spoiler, pero ya os aviso, la historia es lo de menos. El guion es increible…. pero no de bueno, es que no hay quien se lo crea. Durante la película pasan cosas muy absurdas que ni  echando mucha imaginación eres capaz de creerte. Por ejemplo, el enamoramiento inicial. No hay un dialogo o una interacción entre los dos personajes principales para que se produzca ese flechazo. No pasa nada, obvias este detalle con la convicción de que es necesario un salto de fe para que arranque la trama. Pero es a partir de aquí que todo va a peor. Se van sucediendo un montón de escenas que no te crees, llevándose la palma la escena de la manifestación. Quien la haya visto, o el que la vaya a ver, me entenderá. Lo que allí sucede no tiene sentido alguno.

¡¡¡ESTA MANI, NO HAY QUIEN SE LA CREA!!!

¡¡¡ESTA MANI, NO HAY QUIEN SE LA CREA!!!

Vale, pero que nadie se asuste, no tiréis aún las entradas del cine. Todas estas aberraciones argumentales tienen un porqué, y es que el guión se ha escrito  en base a los gags. Si señores, en vez de escribir una buena historia y convertirla en una comedia, se ve a leguas que han tomado como base un monologo sobre vascos, le han añadido unos cuantos chistes, y ala, a montar una historia romántica sobre todo eso. ¿El resultado?, los gags/chistes son tan buenos, que te olvidas de lo malo que es el guión.

Por decir otra cosa favorable de “Ocho apellidos vascos”, Carmen Machi, y en especial Karra Elejalde hacen unas brillantes actuaciones como actores de comedia. Este último, en su papel de Koldo, ha dejado escenas tan memorables, que todo el mundo que vea la película las recordara durante bastante tiempo. Pero por contra, hay muchísimos personajes secundarios, como los amigos de Rafa, que están totalmente desaprovechados, dando la sensación de que podrían haber aportado mucho si el guión hubiese estado bien escrito.

Para acabar, quizás la gran critica que le hago es que durante todo el metraje están tirando por el humor fácil, soltando constantemente chistes de vascos. A mi, personalmente, la película me arranco bastantes risas, pero este tipo de comedia no casa conmigo. Un buen chiste me hace gracia una vez, pero en un segundo visionado ya no tiene el mismo efecto.

Como he dicho antes, el boca a boca ha hecho que la recaudación vaya en aumento semana tras semana. Esto a conseguido que ya se haya confirmado una segunda parte que llevará como titulo “Nueve apellidos catalanes”. Deseando estoy, yo que soy de Tarragona, ver si les hace la misma gracia la segunda parte a todos esos amig@s míos que se partían la caja con “Ocho apellidos Vascos”.

Y hasta aquí mi humilde opinión. Mi consejo: id a verla. Se acerca la fiesta del cine y la va a ver hasta el “Tato”, así que como no le metáis un visionado pronto, os van a bombardear con comentarios del tipo: “…. unas risas, el Koldo…. el Koldo….. juas”.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. ilariel dice:

    Pfff he visto “8 apellidos vascos” … no entiendo como “esto” ha conseguido recaudar más de 55 millones de € en taquilla. Las situaciones no son creíbles en ningún momento, los gags llevan décadas trillados, las actuaciones dejan bastante que desear (y esto tampoco es que importe mucho). Lo único que me ha llamado un poco la atención es la fotografía. Que no, que no lo entiendo.

    • Ashphilo dice:

      ¿Como ha conseguido tanta recaudación?. Pues debido al boca-oreja. No estamos ante una gran película, pero si ante una muy accesible para el publico en general. También te diría que mucha gente que ha visto la película no había ido al cine en años, pero el entusiasmo de los que lo habían visto, y estar en cartelera durante “La fiesta del cine”, ha arrastrado a más espectadores de lo habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.