7 días, 7 películas: Juicios en blanco y negro

Antes de tomarnos unos días de descanso para disfrutar de las fiestas, queríamos dejaros algunas recomendaciones y que mejor forma de hacerlo que retomando nuestro formato 7×7. Con “Juicios en blanco y negro” os traemos 7 películas clásicas en las que un juicio forma parte esencial de la trama. Comenzamos.

LUNES: ANATOMÍA DE UN ASESINATO (ANATOMY OF A MURDER, 1959)

Empezamos la semana repasando la Anatomía de un asesinato de la mano de Otto Preminger. Un abogado (James Stewart) es contratado por una mujer (Lee Remick) para defender a su marido (Ben Gazzara), por el asesinato de su violador Magníficas interpretaciones, un guión milimétrico, banda sonora de Duke Ellington y títulos de crédito de Saul Bass para uno de los dramas judiciales más famosos de la historia del cine


MARTES: MATAR A UN RUISEÑOR (TO KILL A MOCKINGBIRD, 1962)

Adaptación de la novela homónima (la única) de Harper Lee, es un drama judicial y crítica social de Robert Mulligan, narrada desde un punto de vista infantil, el de la hija del protagonista. Atticus Finch (Gregory Peck) es un abogado que defiende a un hombre negro acusado de haber violado a una mujer blanca en una población sureña durante los años treinta. Durante el juicio tendrá que hacerlo también de la intolerancia, odio y prejuicios de sus vecinos. Gregory Peck será, para siempre, Aticcus.


MIERCOLES: 12 HOMBRES SIN PIEDAD (12 ANGRY MEN, 1957)

Doce miembros de un jurado, encerrados en una sala, encargados de juzgar a un adolescente acusado de haber matado a su padre. La sentencia es la pena de muerte y veredicto deberá ser unánime. ?Todos están convencidos de su culpabilidad menos uno. ¿Podrá sembrar en su compañeros una duda razonable? Henry Fonda es el razonamiento hecho persona en esta asfixiante película de Sidneyl Lumet. Imprescindible.


JUEVES: IMPULSO CRIMINAL (COMPULSION, 1959)

Basada en los mismos sucesos reales que inspiraron a La Soga de Hitchcock, es un análisis intelectual y moral del crimen (los asesinos se creen legitimados moralmente a acabar con la vida de la víctima) que incluye en su último tercio un contundente alegato contra la pena de la muerte  a manos del abogado defensor, un arrollador Orson Welles. Su discurso final justifica por si solo el visionado de la película.


 VIERNES: LA COSTILLA DE ADAN (ADAM´S RIB, 1949)

Comedia y guerra de sexos en este juicio (aunque no aparezca en el tráiler) que enfrenta al matrimonio formado por Katherine Hepburn y Spencer Tracy (defensor y fiscal respectivamente): una mujer es juzgada por disparar contra su marido y la amante de éste.  Cukor se aprovecha de la química de esta pareja para regalarnos este clásico. ¡Viva la diferencia!


SÁBADO: TESTIGO DE CARGO (WITNESS FOR THE PROSECUTION, 1957)

Adaptación de Billy Wilder de una novela de Agatha Christie. Un inconmensurable Charles Laughton defiende a Tyrone Power del asesinato de una mujer. Su esposa, Marlene Dietrich, puede proveerle de una coartada, pero esta aparece como testigo de la acusación. “No cuenten el final” rezaba la publicidad de la época.  Y no es de extrañar, Wilder nos ofrece uno de los finales más sorprendentes del cine.


 DOMINGO: SENDEROS DE GLORIA (PATHS OF GLORY, 1957)

Kubrick construye con esta historia, también basada en sucesos reales, un alegato antibelicista con Kirk Douglas a la cabeza del reparto. El juicio, un consejo de guerra por cobardía a tres soldados, ocurre visualmente en un gran tablero de ajedrez en la que los tres acusados son simples peones en una partida perdida de antemano.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. lluis dice:

    Magnifica selección, no sobra ninguna. Hay otra peli que podría estar (sin quitar ninguna) pero no recuerdo el título… Un motín en un barco… ¿Motín del Caine?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *