22/11/63

Hacía tiempo que me había apartado de las obras de Stephen King, debido en gran parte a la mala calidad de éstas, así que cogí este libro con algo de recelo, desencantado y sin esperar nada de él.

Mi relación con el “King” del terror no ha sido tan cercana como quisiera, pero si es cierto que en casa de mis padres se compraba cada libro que se publicaba, así que por mis manos sólo pasaban las obras que más me interesaban. Ahora que me viene a la memoria, me gustaría destacar de entre ellas “Los ojos del dragón”, por ser de corte fantástico y que de alguna manera me engancho tanto su historia que me lo leí del tirón. Supongo que, aunque ahora no lo tengo muy presente, debería usar este post para recomendarla.

Aprovechando, y sirva de ejemplo de lo que le pasan a las obras de Stephen King últimamente, quiero avisar sobre su saga “La Torre Oscura”. Empieza con mucha fuerza, creando un universo muy rico y amplio. Pero como ocurre en sus últimos libros, se recrea mucho en la parte central de la historia para después rematarla con prisas y, muchas veces, mal. Así que avisados quedáis, ésta saga del pistolero Roland Deschain es muy buena en sus primeras 3 entregas, pero después la historia se estanca para acabar, según mi opinión , dejándote cara de “me han tomado el pelo”.

Así que desde hace mucho he dejado de leer sus libros, por contra, mi madre seguía leyendo sus libros, aunque cada vez con mas desgana.

Un día me sorprendió recomendándome fervientemente “22/11/63”. Yo por supuesto cogí el libro con recelo, pero una vez leído el argumento me pico el gusanillo:

Jake Epping es profesor de inglés en una pequeña ciudad de Maine. Un día, uno de estos estudiantes adultos escribe una redacción que le deja impactado. El tema que les había propuesto era «El día que cambió mi vida», y en ella Harry Dunning cuenta lo que ocurrió la noche en que su padre volvió borracho a casa y mató a golpes de martillo a su madre, a su hermano y a su hermana. Harry logró salvarse. Poco después, Al, amigo de Jake y propietario del diner del barrio, le revela un gran secreto: en su almacén ha encontrado una puerta que conduce al año 1958. Al le ruega a Jake que viaje en el tiempo para cumplir una misión demencial: impedir el asesinato de Kennedy. Jake conseguirá trasladarse al año 1958 para comenzar una nueva vida con una nueva identidad y esperar el año del asesinato.

Viajes en el tiempo, no hay nada que me guste más en el mundo de la ciencia ficción. 

El libro sigue, como he dicho, el guión de las últimas obras de Stephen King. Arranca muy bien, se estanca a mitad de la historia y acaba deprisa. Pero la diferencia con el resto es que aquí la historia entretiene, y  la parte final, aunque algo precipitada, es muy acertado y en el momento justo, haciendo de “22/11/63” una obra redonda.

Viajes en el tiempo, paradojas,… ¡Jota jota al rescate!

Como no, a una buena historia le salen novias por doquier, y quien si no que nuestro amigo J.J Abrams (o más bien su productora, Bad Robot), que a comprado los derechos para adaptarla a televisión. Recordemos que actualmente esta haciendo lo propio con otro libro del “Rey”, “La cúpula”.

A mi sólo me queda recomendaros este libro, con viajes en el tiempo y paradojas temporales, mientras se hace un repaso a la historia Americana de los años sesenta. Además tiene un muy correcto final.

Ashphilo

Padre, marido, hijo, nieto, asiduo lector, devorador de series, cinefilo, coleccionista de mis cosas, elfo de nivel 85,.... en resumen, yo.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Isabel dice:

    Seguro que te ha dejado boquiabierto y sin esperar que fuera tan bueno 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *